Por @Alvy — 17 de Noviembre de 2015

Tabletazo! / CNet

Según CNet, son esto son los mayores cinco problemas molestos causados por la tecnología (a.k.a. Problemas del primer mundo):

  1. Las vibraciones fantasma, que hacen a la gente «sentir las notificaciones vibrantes del smartphone» aunque en realidad no se hayan producido. Solución: acostumbrarse a inhabilitarlas o utilizar la luz de notificación en vez de ruiditos y vibraciones. Solución: el móvil en la cama no, o al menos usarlo «de lado».
  2. El tabletazo en la cara. Esos golpes con la tableta que se ha llevado toda aquella persona que se tumba en el sofá o en la cama con el móvil o la tableta y no tiene mejor postura que sujetarla encima de la cabeza.
  3. El gañán que se pone a consultar el móvil en medio de la película, con todo su esplendor luminoso. Versión moderna del maleducado que se ponía a comentar la película a gritos con el acompañante, a hablar por teléfono (¡todavía los hay!) o los que a día de hoy todavía no apagan el móvil como si les fuera la vida en recibir mensajes durante hora y media.
  4. El miedo a perderse algo de la vida de los amigos. Esa sensación constante de que si no estás mirando qué hacen los demás en las redes sociales te vas a perder algo importante – aunque sepas que la mayor parte son memeces dulcificadas para Facebook o Instagram que ni siquiera tienen mucho de real. ¡Como si fuera vital enterarte al instante! Solución: buscarse una vida propia.
  5. Los paseantes zombies que van enviando mensajes. Esta versión de los Walking Dead del Whatsapp tiende a recorrer las calles tecleando mensajes y mirando al smartphone con la mirada perdida. A veces chocan con farolas, caen al llegar a los bordillos o simplemente mueren atropellados. Solución: resistir la tentación de darle a la tecla mientras estás en movimiento.

En la lista faltan algunos, naturalmente: el miedo a quedarse sin batería, el pánico a estar en sitios sin cobertura o conexión wifi (o a pasar horas y horas en un avión, el campo o similar) o el ansia viva por consumir información instantánea con desconocidos en Twitter o Facebook. Quizá vaya siendo hora de ampliar la lista.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear