Por Nacho Palou — 9 de Mayo de 2016

Con el pequeño PodRide pedaleas igual que harías en una bicicleta eléctrica normal (con pedaleo asistido) pero te permite ir de aquí para allá sin pasar frio y sin mojarte: This Adorable Tiny Car Is Actually A Bike,

Harto de pasar frío mientras se desplazaba en bicicleta hacia y desde del trabajo durante los fríos y lluviosos inviernos suecos, el ingeniero Mikael Kjellman decidió que era hora de rediseñar su bicicleta. Se inspiró en los remolques cubiertos utilizados para llevar a los niños en bicicleta — y decidió hacer una versión adulta que acabó teniendo este aspecto de coche diminuto.

En Indiegogo la cochecleta de Mikael ya ha superado la financiación necesaria para arrancar el proyecto primero y, a largo plazo, para promocionar los ciclocohes y demostrar que son útiles y viables.

El PodRide no será barato, entre 2000 y 4000 euros vendido en forma kit para montar a lo Ikea — qué sueco es eso, caray.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear