Por @Alvy — 11 de Marzo de 2014

Para esta práctica demostración de poderío WorldScott se procuró un láser de bolsillo de unos 500 mW (fabricado a medida con el láser una grabadora Blu-ray, porque no son fáciles de conseguir) y cien globos de color negro.

La destrucción del «artístico» montaje (está expuesto en la Cremerie de París) se completa en 7 segundos, el tiempo necesario para fundir el plástico de cada globo y que salten por los aires – uno por uno. Lo de utilizar color negro probablemente tiene que ver con que es más efectivo que el láser haga efecto rápido sobre el plástico de este color que si se usara blanco o cualquier otro, aunque en otras demostraciones hemos visto láseres destruyendo globos de todos los colores.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear