Logo Lainformacion.com
< RMS Titanic, un siglo después: la radiotelegrafía de Marconi como la I
Vaya con los lunes >

RMS Titanic, un siglo después: el prodigio de la ingeniería que desafió a la naturaleza

El Titanic saliendo de Southampton / National Museums Northern Ireland

Con su enorme tamaño e inimaginable opulencia, el Titanic era una nave llena de superlativos (…) Pero a pesar de haber sido una maravilla diseñada y construida con las más avanzadas tecnologías del siglo XX, un objeto tan simple como un iceberg fue el responsable de enviarlo al fondo del Atlántico Norte.

– RMS Titanic: Owner’s Workshop

La fascinación por el Titanic y su trágico final se ha mantenido durante más de un siglo. Era la mayor máquina móvil jamás construida por el hombre, un prodigio de la ingeniería, un desafío contra las propias fuerzas de la naturaleza. Tan solo la magnitud del desastre, en el que murieron más de 1.500 personas en cuestión de horas, pudiendo salvarse tan solo unas 700, pudo compararse con el interés que despertaba.

Durante estos días en que se conmemora el centenario de su construcción y de su trágico viaje inaugural (que comenzó el 10 de abril de 1912 y terminó en la madrugada del 15 de abril) se están publicando cientos de artículos sobre la tragedia, el barco y las personas que en él viajaban. Hay especiales de televisión e incluso una nueva versión del Titanic de James Cameron reestrenándose en 3-D en cines de todo el mundo. Los aficionados al tema pueden seguir desde hace semanas el viaje del Titanic en tiempo-Twitter, una recreación de la cronología de los acontecimientos minuto a minuto.

Aquí hemos querido centrarnos en el tipo de aspectos raros y especiales que más nos gustan a nosotros: los números y datos conocidos sobre su construcción y magnífica ingeniería y por otro lado en cómo era la Internet de la época del Titanic: la radiotelegrafía.

La construcción del RMS Titanic

Foto: El Titanic, en el dique de construcción / The Ulster Folk and Transport Museum / H1560

  • En la construcción del Titanic trabajaron directamente unas 3.000 personas durante dos años, aunque oficialmente su construcción comenzó el 30 de abril de 1907.
  • Se emplearon unos diez meses en completar el interior: maquinaria, acabado de decoraciones, sistemas eléctricos, etcétera.
  • En su construcción se utilizaron más de 3 millones de pernos de acero de una pulgada de diámetro.
  • Para botar el Titanic se necesitaron 23 toneladas de sebo y jabón con los que se engrasaron las zapatas; tardó en salir de los astilleros exactamente 62 segundos.
  • El coste total de la construcción del Titanic: 7,5 millones de dólares de la época, unos 170 millones de dólares de la actualidad o 130 millones de euros al cambio, ajustado todo ello a la inflación.
  • Antes de hacerse a la mar, el barco ya se se había cobrado la vida de 9 obreros, además de dejar a otros 28 heridos graves en 246 accidentes laborales. El concepto «seguridad laboral» de la época era poco menos que rudimentario.

Datos técnicos

Foto: La sala de máquinas del Titanic, durante su fabricación / The Ulster Folk and Transport Museum / H1711

  • Originalmente el Titanic iba a tener tres chimeneas de casi 20 metros de altura, pero se decidió que tuviera cuatro por motivos puramente estéticos: la cuarta chimenea era «falsa» y solo servía como conducto de ventilación.
  • Con 271 metros de eslora, el Titanic era prácticamente tan largo como alta es la Torre Eiffel (300 metros sin contar la antena). Su desplazamiento era de 46.328 toneladas de registro bruto. Comparativamente, en la actualidad hay cruceros de pasajeros de 360 metros de longitud y 225.000 toneladas de desplazamiento, casi cinco veces más.
  • El Titanic era tan grande que hubo que negociar con el Consejo del Puerto de Nueva York la posibilidad de agrandar el muelle –que no era suficientemente largo– para que atracara un barco de semejante tamaño.
  • El casco del barco estaba compuesto por unas 2.000 placas de acero de unos 10 × 2 metros, cada una de las cuales pesaba unas 3 toneladas y tenía entre 3 y 4 cm. de grosor.
  • La sala de máquinas del Titanic albergaba 24 enormes calderas principales de unas 100 toneladas cada una para propulsar las dos hélices laterales, además de otras cinco calderas independientes para la hélice principal. Su potencia combinada era de unos 55.000 caballos de vapor. (Comparativamente, la potencia de otro coloso, la lanzadera espacial, estaba alrededor de los 50 millones de caballos: mil veces más). En total, los motores del Titanic consumían 53.000 litros de agua cada 24 horas.
  • En sus depósitos se guardaban 7.600 toneladas de carbón, de las que se consumían unas 600 toneladas diarias. Se encargaban de «alimentar a la bestia» 176 maquinistas, por turnos. En el primer repostaje se tardó 24 horas en llenar los depósitos: un trabajo sucio que duró unas cuantas horas más porque hubo que limpiar concienzudamente todo el desaguisado que llegó a pasillos, escaleras, salones y otros lugares.
  • Como suministro eléctrico, el Titanic contaba con 4 generadores de 400 KW, que producían 16.000 amperios y 100 voltios. En total había unos 320 kilómetros de cables eléctricos recorriendo todo el barco, iluminado por un total de 10.000 bombillas de todo tipo.
  • El casco del Titanic era doble y estaba separado en 16 compartimentos estancos. Muchos pensaban que debido a este diseño era «prácticamente insumergible» – aunque ni sus diseñadores ni nadie de la compañía White Star Line lo afirmó explícitamente, como dice la leyenda urbana. La idea era que, aun en caso de accidente y aunque varios compartimentos se inundaran, el resto mantuviera el barco a flote. En realidad tras el choque con el iceberg el agua comenzó a llenar los primeros compartimentos, inclinando el barco, para luego desbordarse implacablemente de uno a otro por la parte superior –dado que no llegaban al techo, lo que los expertos consideran un grave fallo de diseño– lo que produjo más inclinación todavía y el inevitable desenlace.
  • El timón del Titanic, de 24 metros de altura y más de 100 toneladas de peso, era tan grande que era necesario moverlo mediante unos motores a vapor especiales.
  • En las pruebas de navegación previas a su primer viaje se comprobó que el Titanic navegando a toda máquina (unos 24 nudos) necesitaba 3,6 kilómetros para «frenar» y dar «marcha atrás» desde el momento en que se daba la orden de invertir el giro de las hélices.
  • El ancla del Titanic pesaba 15 toneladas y cada eslabón por si solo unos 80 kg. Se necesitaron 20 caballos tirando de un carruaje para transportarla desde la fábrica.
  • Uno de los sistemas más avanzados que llevaba el Titanic era el de control de incendios: una versión primitiva pero eficiente de los detectores de humos actuales, que enviaban señales a una caja situada en el puente de mando, donde había guardia las 24 horas.

Los números del Titanic

Foto: Hélices del Olympic / The Ulster Folk and Transport Museum / H1796

  • Su nombre oficial, RMS Titanic, hacía referencia a Royal Mail Steamer, un identificador para los barcos a vapor que transportaban correo postal.
  • El número del área/dique de los astilleros en que fue construido fue el 401; su número de serie/construcción era el 131.428 y su número de casco el 390.904.
  • El indicativo de radio del Titanic era MGY.
  • Pese a lo emblemático del primer viaje del Titanic y a que tenía capacidad para 2.567 pasajeros, no se vendieron todos los billetes para el trayecto inaugural; tan solo se ocuparon 1.316 de las 2.567 plazas disponibles, lo que a la postre evitó más pérdidas humanas si cabe. Entre quienes no viajaron estaba el magnate J.P. Morgan, a la sazón dueño del barco, quien canceló su viaje y la de 50 colegas cercanos que iban a viajar con él a última hora.

Olympic, Titanic y Britannic: hermanos gemelos

Olympic, hermano gemelo del Titanic

  • El RMS Olympic fue uno de los gemelos del Titanic y el primero de la Clase Olympic de la White Star Line, denominación de los majestuosos transatlánticos de este tipo. Comenzó a construirse tres meses antes que el Titanic y se botó con nueve meses de antelación a su hermano. Estuvo en funcionamiento entre 1911 y 1935 hasta que se dio de baja; operó incluso durante periodos de guerra.
  • El Britannic era el tercero de los gemelos de la clase Olympic. Comenzó a construirse un poco más tarde que el Titanic, pero no se botó hasta 1914, tras esperar a conocerse las causas del hundimiento de su predecesor con el fin de mejorar su estructura. Originalmente llamado Gigantic, se hundió en 1916, durante la I Guerra Mundial, en el mar Egeo: no se sabe muy bien si porque fue torpedeado o porque chocó contra una mina. Murieron 30 de las 1.100 personas que viajaban en él.
  • Cuando el Titanic se hundió, el Olympic se encontraba navegando a más de 100 millas náuticas del lugar.
  • El Olympic y el Titanic se construyeron el uno junto al otro en Belfast, en los astilleros de la Harland and Wolff.
  • Al ser desguazado, el mobiliario y la decoración del Olympic se vendieron al hotel White Swan.
  • El Olympic es el protagonista de una de las más increíbles historias conspiranoicas de las muchas que envuelven al Titanic. Básicamente esa historia sugiere que fueron los propietarios de la compañía quienes hundieron el Olympic, haciéndolo pasar por el Titanic, para cobrar el seguro (!) Al parecer el Olympic había tenido un accidente anteriormente que los seguros se negaban a pagar, y con esto se aseguraban cobrar y deshacerse de un barco «inservible», aun a costa de cientos de vidas humanas. Según esto, el Titanic habría seguido «vivo» haciéndose pasar por el Olympic durante décadas. Aunque eran prácticamente idénticos como hermanos gemelos es una historia muy, muy difícil de creer y, desde luego, sin pruebas que la sustenten.
  • Pese a ser prácticamente idénticos, el Titanic resultó ser 10 centímetros más largo que el Olympic.

El accidente del Titanic

El accidente del Titanic / New York World-Telegram / Sun Newspaper / Bettman Archive
Dibujo del Titanic colisionando con el iceberg por estribor
New York World-Telegram / Sun Newspaper / Bettman Archive (1952)

  • En el accidente del Titanic se dio la clásica concatenación de circunstancias que, individualmente, no hubieran supuesto un problema, pero que encadenadas llevaron al fatal desenlace. Casi todas las teorías e informes oficiales sobre el hundimiento apuntan a lo mismo: unas condiciones climáticas muy extremas para la época, con demasiado frío, hielo y icebergs; un exceso de confianza del capitán, que mantuvo al barco a una velocidad 22 nudos, casi al límite; avisos por radio de hielo que no fueron recibidos correctamente (o fueron ignorados o no entregados); la falta de prismáticos en los puestos de vigía debido a un error en el equipamiento; poca visibilidad atmosférica en un día además sin Luna; un diseño tal vez con imperfecciones, que se vio sobrepasado pese a todas las previsiones… Es imposible apuntar a una sola causa como decisiva, puesto que el Titanic debería haber resistido incluso una colisión frontal con un iceberg, y debería haberse mantenido a flote incluso malherido en hasta cinco de los compartimentos estancos de su casco.
  • Se ha calculado que cuando el Titanic chocó contra el iceberg los seis primeros compartimentos y la sala de calderas se inundaron al completo en menos de diez segundos. Pese a esto, el transatlántico resistió más de dos horas y media hasta hundirse completamente.
  • En sus últimos momentos el Titanic se partió salvajemente por la mitad, en la zona de la cuarta chimenea, más o menos. Esto se descubrió cuando Robert Ballard halló sus restos en 1985. El análisis de ingeniería mostró entonces que efectivamente esa era la zona de más fácil fractura si se sometía al barco a las fuerzas propias de un hundimiento comenzando por la proa, tal y como sucedió y relataron algunos de los supervivientes. Dado que se desconocía que el barco se hubiera partido por la mitad, las películas anteriores a 1985 muestran al Titanic hundiéndose grácilmente, de una sola pieza.
  • Cuando se descubrieron los restos del Titanic se calculó que el barco se hundió realmente a unas 13 millas náuticas al sudeste de la posición estimada en las llamadas de socorro.
  • La normativa legal de la época exigía que el Titanic, con capacidad para 3.511 pasajeros, tuviera botes salvavidas como mínimo para 962 personas, sin más. Se consideraba que un barco «estanco» no necesitaría más botes en caso de accidente, puesto que nunca se hundiría antes de que llegara ayuda. De hecho, el Titanic superaba el mínimo exigido con cuatro botes plegables extras y capacidad para 1.178 personas, aunque solo llegaron a salvarse 710. Tras la conmoción que supuso la tragedia, la normativa se cambió a partir de entonces y ahora se exige que haya botes suficientes para todos los ocupantes.

  • Titanic: The Final Word With James Cameron es una excelente animación en la que se recrea cómo fue tanto la colisión como el hundimiento del Titanic, comprimido en menos de tres minutos. Es parte del material audiovisual de National Geographic conmemorativo del aniversario [vía Fogonazos].

Fuentes, enlaces y bibliografía recomendada

En la ciudad de Southampton, de la que partió el Titanic en su aciago viaje, se erigió en 1914 un monumento conmemorativo de los ingenieros navales a todas las víctimas del Titanic, que ha sido restaurado recientemente.

Más sobre el RMS Titanic

Además de todos los enlaces aquí incluidos iremos añadiendo otros que surjan sobre la marcha a lo largo de estos días, para completar los de estas anotaciones, donde pueden encontrarse también referencias a diversas fuentes interesantes, páginas web especializadas, películas y libros:

___

Agradecimientos: a Cris y Carlos por los libros sobre el Titanic, fuente inagotable de información; a Jab por los datos y enlaces sobre los radiotransmisores y en concreto sobre cómo funcionan los transmisores de chispas y su tecnología subyacente.