Por Nacho Palou — 4 de Marzo de 2013

Vale, no es un holograma de verdad sino más bien una pantalla volumétrica que recrea el efecto de estar observando un objeto tridimensional. Es el resultado de colocar cuatro trozos de plexiglás sobre una pantalla LCD convencional situada en horizontal.

Cómo sucedía con Palm Top Theater al generar la imagen adecuada en la pantalla se logra el efecto tridimensional en los reflejos del plexiglás.

El 3D Display de Robbie Tilton se complementa con un controlador de gestos Leap Motion.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible