Logo Lainformacion.com
< Hot Wheels Stealth Rides, un juguete que hará feliz a todo geek
El MundoReal™, subtitulado cuando se mira a través del móvil >

El follón de las décadas (ya la tenemos liada, como con lo del siglo XXI)

Insurance Company Calendar (CC) Chris HartmanHoy surgió el debate de si el próximo 31 de diciembre termina la primera década del siglo o en realidad terminó el 31 de diciembre pasado (en 2009). Pensando en que es una situación similar a la del final del siglo XX, que terminó el 31 de diciembre de 2000 (y no de 1999, como bien sabemos) podría afirmarse una cosa; teniendo en cuenta que normalmente se habla de «la década de los 60» para referirse a los años 1960-1969 la cosa se lía un poco más.

Otra cuestión divertida es que si los 90 fueron de 1990 a 1999, ¿cómo se llama la década de 2000-2009? ¿La década 00? ¿La década «de los ceros»? Lo que he podido averiguar al respecto es lo siguiente, y seguro que es discutible y daría para interminables debates:

Al igual que sucedió con el cambio de siglo y milenio, como no existió el año 0 de nuestra era, la primera década o «periodo de diez años» incluyó los años 1 al 10, la segunda década serían del 11 al 20, etcétera. En este sentido la primera década del siglo XXI sería el periodo entre 2001 y 2010, y terminaría esta nochevieja, con la segunda década empezando el 1 de enero de 2011. Pero esto se refiere a los ordinales solamente.

Por conveniencia solemos hablar de décadas como los «años 20», los «años 60» y similares para referirnos a periodos como 1920-1929, 1960-1969 y similares. En este caso los años van del 00 al 09. Cuando se omite el siglo la referencia es un poco ambigua y pronto tendremos que distinguir entre los «años 20» del siglo XX y los «años 20» del siglo XXI, por ejemplo. Por eso es mejor hablar de esos periodos como «los años 1980» por ejemplo, y evitar la ambigüedad.

La forma de llamar a la década de los 00 es sencillamente años 2000. A mi me suena un poco raro (¿dos mil? ¿dos miles?) pero es lo que pone en la enciclopedia.

De modo que, como suele suceder con este tipo de cosas, hay datos a favor de una de las opciones y de la otra. Lo divertido es saber lo que hay respecto al tema y liarla parda en la noche de nochevieja debatiéndolo con la familia, que así al menos hay un tema más variado con el que pasar la cena, entre plato y plato… ;-)