Por @Alvy — 5 de Febrero de 2015

Flightradar: Europe

Disculpa este modelo tan burdo… no me dio tiempo a construirlo a escala.

– Doc Brown
Regreso al futuro

Por diversas razones, muchas representaciones gráficas con las que convivimos habitualmente no están «a escala» sin que ello nos suponga ningún problema. Por ejemplo: aunque dibujar los planetas a escala sea fácil si ha de incluirse el Sol el asunto supone un problema, pues la diferencia es descomunal – por no hablar de lo que sucede al añadir otras estrellas.

A diario vemos estas representaciones en forma de mapas, animaciones y montajes 3D. Y a veces resultan extrañamente extrañas y absurdas, aunque no sepamos explicar bien por qué. Google Maps, especialmente, se ha convertido en una gran herramienta con la que montar fácilmente remezclas de callejeros con marcadores e iconos. Pero si se hace de forma burda –como decía el profesor Brown– el resultado puede ser un tanto confuso o incluso engañoso.

Lo normal es que parte de las imágenes guarden una escala correcta (por ejemplo, un callejero o un globo terráqueo) mientras que otros elementos son desproporcionadamente grandes – sin que además su tamaño varíe cuando se amplía o reduce la imagen, que bien podría ser una posible solución.

A continuación van algunos de mis ejemplos favoritos, que fui guardando por ahí mientras navegaba. Creo que pueden servir para mostrar claramente la situación.

Los aviones más grandes del mundo

FlightRadar24 SpainAplicaciones como FlightRadar24 son geniales, pero la falta de precisión en las escalas es notable, tal vez uno de los mejores ejemplos de esta cuestión. En la imagen cada avión mide unos 50 kilómetros de longitud (!) De hecho con esos colosos surcando el cielo sería raro que se pudiera ver el suelo – como sucede en los mapas aquí mostrados. A esa escala, bastarían unas pocas decenas de aviones para cubrir toda la península ibérica (!!) La realidad: suponiendo aviones de 50 m de longitud de promedio cada icono tendría que ser mil veces más pequeño para que fuera realista.

Wi-Fi de alcance kilométrico (al menos en el mundo de los unicornios rosas)

Gowex-Wifimadrid

Otro de mis casos favoritos son los mapas de cobertura del Wi-Fi de muchas ciudades: el alcance es mucho mayor que el teórico y además cae maná del cielo y los chorizos crecen en los árboles. En este caso el mapa de la difunta Gowex parece plantear que se puede cubrir Madrid de este a oeste (unos 5 km) con unos 15 o 20 hotspots… Ni en sueños, pero ahí queda el ejemplo.

Esta sería una forma más correcta de hacerlo:

London-Downtown Wifi Map

Las marcas rojas de los hotspots son de pequeño tamaño y las coberturas (se puede incluso diferenciar la calidad de la señal) se muestran con un círculo proporcional a su potencia. Además, la imagen utiliza datos reales, no teóricos: las conexiones en la práctica se hacen a un máximo de 50 metros de distancia, aunque de forma limitada lleguen puntualmente o con cortes hasta unos 150 m.

Las bicicletas «toman las calles», literalmente

Bicimad-Mapa

La intención de BiciMad es llegar a cuantos más madrileños mejor, pero el mapa hace pensar que las estaciones de recogida y recarga están prácticamente juntas y ofrecen gran cobertura. El problema: los iconos de la imagen son tan grandes que cada estación parece tener el tamaño de varias manzanas de casas, unos 200 o 300 metros (en realidad apenas ocupan unos 2 metros de ancho y 10 o 15 de largo).

Coches bomba en Bagdad (Irak) desde 2003

Coches bomba en Bagdad

Tal y como puede verse en el interactivo original de The Guardian los puntos no varían de tamaño. A esta escala visual a cada píxel equivale a unos 20 o 30 metros (que quizá podrían considerarse «el radio de alcance de una explosión»); un coche sería la décima parte de un píxel. Otro detalle que puede dar lugar a errores de interpretación: obviamente las explosiones no han sido simultáneas, sino que han sucedido repartidas a lo largo de más de una década, pese a lo cual la imagen es totalmente estática.

600.000 asteroides descubiertos hasta la fecha

Asteroides600000

Lo mejor de esta imagen del sistema solar es el subtítulo: «Una espeluznante animación. Es un milagro que sigamos vivos» (Sploid/Gizmodo). A la escala de la imagen cada asteroide sería más o menos tan grande como nuestra Luna (!!) En realidad la gran mayoría de ellos apenas miden unos pocos cientos de metros.

Más de 13.000 satélites orbitando la tierra

Satelites-Espacio-Google

El hecho de usar los nombres de los satélites artificiales que orbitan la Tierra como etiquetas los exagera y genera más confusión, pero en cualquier caso a esta escala cada píxel representaría unos 40 km (el diámetro de la Tierra son unos 12.700 km, 320 píxeles en la imagen). De modo que los satélites de unos 4×4 píxeles equivaldrían en esa escala a unos 160×160 km de tamaño (!!) Como es bien sabido la mayoría de los satélites miden tan solo unos pocos metros y serían invisibles en una foto a esa distancia. Así que ahora ya sabes por qué no colisionan ni tenemos «fuegos artificiales orbitales» cada día: son muy pequeños y están muy, muy separados.

Una situación tan divertida como absurda

¿Qué se puede hacer ante esta situación? Como mero consumidor de información, ser consciente de que las cosas no se muestran siempre exactamente como son en realidad: al igual que el cielo no está cubierto de aviones tampoco hay una nube de gigantescos satélites absurdamente apelotonada, ni vivimos en una especie de «nube de mosquitos» planetaria rodeado de colosales asteroides.

A nivel de diseño y programación al crear estos mapas se pueden utilizar tamaños más realistas para las marcas e iconos; incluso seleccionado qué mostrar y qué no según la lejanía (nivel de zoom); leyendas interactivas, que muestran más información si se seleccionan o pasa el puntero sobre ellas; letreros más pequeños y otras técnicas que minimicen los «apelotonamientos». También se pueden dibujar elementos que cambien de tamaño según la escala del mapa, al alejarse y acercarse, por ejemplo: la cobertura del wifi, el 4G, el ruido y similares.

Y si nada de esto funciona, siempre queda un recurso: indicar claramente en el mapa con un gran cartel aquello de… «Disculpas: esta representación no está a escala».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear