Por @Alvy — 28 de Noviembre de 2011

Lo había visto hacer alguna vez con una cuchara, e incluso con un mechero, pero la adaptación de la técnica a una hoja de papel doblada varias veces es sin duda meritoria. Todo un viejuno truco que sirve como gran recurso en momentos de necesidad.

Compartir en Facebook  Tuitear