Por Nacho Palou — 6 de Julio de 2015


Mapa de la libertad de imagen en Europa sobre la distribución de fotografías de obras con derechos de autor tomadas en la vía pública: verde oscuro, incluso interiores; verde, sí; amarillo: sólo edificios; rojo, no. — Mapa: Wikimedia

En Change.org, Save the Freedom of Photography!,

La libertad de tomar fotografías en lugares públicos está amenazada. Hasta ahora, en la mayoría de los países europeos [entre otros: Reino Unido, España, Portugal, Alemania, Países Bajos, Polonia,...] se podían tomar y publicar fotografías tomadas en lugares públicos —lo que se conoce como Libertad de imagen. De modo que si estás de vacaciones en Londres puedes hacer una fotografía en la que aparezca el London Eye y compartirla en Facebook. Y si alguien quería pagarte por esa fotografía no pasaba nada. Pero eso puede cambiar, destruyendo la fotografía tal y como la conocemos.

Sobre la Libertad de imagen —y las diferentes leyes al respecto que existen o no existen en los países de Europa— hablamos hace unos años en Libertad de imagen para distribuir fotografías tomadas en la vía pública,

En España todo aquello que permanece en la vía pública puede ser fotografiado -dibujado, pintado o grabado en vídeo- y la obra resultante puede ser distribuida libremente. No es aplicable limitación por derechos de autor, aunque estos existan. Existe por tanto libertad de imagen.

Esto es aplicable a una escultura, un escaparate o a la fachada de un edificio. Incluyendo la Torre Picasso, ejemplo recurrente de obra ligada a la leyenda de que no se puede fotografiar. Se puede porque está en la calle de forma permanente, aunque sea privada y su autor conserve sus derechos sobre ella.

Sin embargo en otros países Europeos —caso de Francia o Italia— o no existe ese principio de Libertad de imagen o existen limitaciones a la hora de distribuir fotografías en las que aparezcan sujetos —como edificios o esculturas— que están sujetos a derechos de autor, caso de la iluminación nocturna de la Torre Eiffel.

En ese caso las fotografías se pueden hacer y conservar para uso personal sin ningún problema, pero no se pueden vender o distribuir públicamente sin el permiso expreso de los propietarios de los derechos de todas las obras protegidas que aparezcan que en la imagen.

El problema es que actualmente rara es la fotografía que simplemente se conserva para uso personal; la tendencia natural es distribuir y compartir esa fotografía a través de redes sociales como Facebook, Instagram o Twitter.

Un problema añadido es que esa fotografía —por ejemplo, en Facebook— aparecerá en una página web rodeada de anuncios. Es decir, se podrá considerar distribuida de forma comercial — aunque esa distribución no suponga un ingreso económico para quién ha hecho la fotografía y la distribuye, o más bien comparte, en su cuenta de Facebook.

Esta semana el Parlamento Europeo va a debatir al respecto de sí se extiende la Libertad de imagen a todos los países europeos, si se limita esa libertad en aquellos países donde sí existe o si nos quedamos como estamos.

En el Parlamento Europeo, ¿Debe extenderse la libertad de panorama por toda la UE?,

¿Deben los ciudadanos ser libres para crear y compartir imágenes y fotografías de edificios públicos? ¿Dónde queda el derecho de autor? La denominada libertad de panorama ya existe en algunos países de la Unión Europea (UE), y los eurodiputados estudian ahora si extenderlo a todos los Estados de la UE. La Eurocámara debatirá la cuestión el 9 de julio. Dos eurodiputados nos explican en este artículo sus opiniones contrapuestas.

Que se vote por extender la Libertad de imagen a todos los Estado de la UE es precisamente lo que se pide en Save the Freedom of Photography! #saveFoP.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear