Por @Alvy — 24 de Junio de 2019

Este curioso invento llamado Wingo Pro es una especie de soporte volador atado con una cuerda que sirve como palo-selfie pero con movimiento. Como puede verse si se acopla una cámara deportiva de esas que soportan golpes y graban a muchos fotogramas por segundo el efecto es bastante curioso: un poco a lo «bullet time» de Matrix. No es la única forma rústica de hacerlo, que conste.

El cacaharro no tiene mucho de tecnológico, porque no es más que un trozo de plástico supuestamente aerodinámico con un soporte universal para la cámara. De la habilidad requerida no se dice nada, pero no debe ser mucha, aunque estas cosas siempre varían. Puede que pronto aparezcan copias en los bazares chinos –esos templos de tecnología tan primitiva como efectiva– al igual que aparecieron en su día los palo-selfies hace años. Al fin y al cabo con una impresora 3D cualquiera se hace uno.

Su inventor es el ucraniano Artem Gavr, cineasta, quien quiere venderlos a unos 50 euros incluyendo el Wingo Pro, soporte cable, adaptador universal para GoPro, cinta elástica y funda, además del correspondiente curso a modo de instrucciones. Desde luego para captutar alguna que otra escena espectacular puede estar bien, aunque con estas cosas ya se sabe: que si se abusa de ellas se convierten en vulgares.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 6 de Mayo de 2019

En el canal de Canon Europe han publicado este pequeño vídeo que en 90 segundos da algunos consejos útiles a la hora de fotografiar el cielo nocturno. Como los aficionados saben este tipo de fotografías requieren de mucho «ensayo y error», pero un buen punto de partida es:

  • Modo manual con trípode y lente de 16mm / gran angular
  • Tiempo de exposición: 25 segundos
  • Apertura: f/2,8
  • Sensibilidad: ISO 3200

Parte del problema de estas fotografías es que para exposiciones a partir de los 30 segundos las estrellas se habrán movido demasiado en el firmamento, de modo que si no se usa un trípode especial con seguimiento aparecerán aparecen borrosas, «dejando rastro». Lo de usar 16 mm a modo de gran angular permite abarcar una zona mayor del cielo.

También está el tema de la Luna: las fotos del cielo sin Luna son siempre mejores; en cuanto hay luna todo tiende a «deslumbrarse» demasiado. Hacer fotos de la Luna es otra película completamente distinta, en la que se pueden usar hasta filtros. ¡Ah! Y por supuesto cuanto mejor sea la ubicación y con menos contaminación lumínica, mejor.

Para ubicar la Luna y saber si estorba o no, o localizar la Vía Láctea que es donde las fotografías pueden quedar realmente espectaculares se puede usar cualquier app de planetario en el móvil: Deluxe Moon, GoSkyWatch o similar.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Abril de 2019

La cámara en el espejo / Mario Santamaría

The Camera in the Mirror de Mario Santamaría es una fascinante recopilación en Tumblr de fotografías en los Mapas de interiores de Google en las que la cámara de Google aparece reflejada en espejos.

Hay un poco de todo, normalmente museos, edificios oficiales (como las Cortes Valencianas o el Parlamento de Dinamarca, lugares emblemáticos como la Casa Blanca de Washington o la Casa Rosada de Buenos Aires. Pero también algunos tan llamativos como la Cárcel Modelo de Barcelona.

La cámara en el espejo / Mario Santamaría

La cámara es ese curioso aparatejo con forma de robot de película de serie B, metálico y con ruedas. Se conoce que los operadores la mueven por el interior de los edificios realizando las diferentes tomas para luego proporcionar vistas desde diversos ángulos en cada estancia. En ocasiones «disfrazan» la cámara un poco con una tela para que se vea menos, porque «salir en la foto» no es precisamente su objetivo, pero las superficies de los espejos es lo que tienen.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 8 de Abril de 2019

PhotoSize, una herramienta para reducir de tamaño lotes de imágenes y retocarlas un poco si hace falta

PhotoSize es una de esas herramientas sencillas para hacer una tarea concreta que no viene mal tener por ahí guardada. Sirve para reducir el tamaño de las imágenes, y su particularidad frente a otras es que puede hacerlo «por lotes», es decir, varias a la vez. Admite fotos de hasta 20 megapíxeles y de un tamaño máximo de 10 MB por fichero.

La forma de usarlo es realmente sencilla, entre tres pasos:

  1. Se arrastra la foto –o fotos– en cualquier formato (admite JPG, TIF, PNG, PSD, BMP, GIF, JP2, PICT, JPC, PCX y SGI.
  2. Se aplican opcionalmente algunos filtros (recorte, brillo, contraste, sepia, blanco y negro, etcétera).
  3. Finalmente se elige el formato de salida y la calidad; hay cerca de 50 opciones y 5 calidades diferentes.

Este tipo de funciones es habitual hacerlas con software especializado del tipo Photoshop, pero tener una herramienta más simple a mano, en el navegador, no viene mal para alguna ocasión especial o para usar desde el teléfono o tableta.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear