Por @Alvy — 6 de Mayo de 2019

En el canal de Canon Europe han publicado este pequeño vídeo que en 90 segundos da algunos consejos útiles a la hora de fotografiar el cielo nocturno. Como los aficionados saben este tipo de fotografías requieren de mucho «ensayo y error», pero un buen punto de partida es:

  • Modo manual con trípode y lente de 16mm / gran angular
  • Tiempo de exposición: 25 segundos
  • Apertura: f/2,8
  • Sensibilidad: ISO 3200

Parte del problema de estas fotografías es que para exposiciones a partir de los 30 segundos las estrellas se habrán movido demasiado en el firmamento, de modo que si no se usa un trípode especial con seguimiento aparecerán aparecen borrosas, «dejando rastro». Lo de usar 16 mm a modo de gran angular permite abarcar una zona mayor del cielo.

También está el tema de la Luna: las fotos del cielo sin Luna son siempre mejores; en cuanto hay luna todo tiende a «deslumbrarse» demasiado. Hacer fotos de la Luna es otra película completamente distinta, en la que se pueden usar hasta filtros. ¡Ah! Y por supuesto cuanto mejor sea la ubicación y con menos contaminación lumínica, mejor.

Para ubicar la Luna y saber si estorba o no, o localizar la Vía Láctea que es donde las fotografías pueden quedar realmente espectaculares se puede usar cualquier app de planetario en el móvil: Deluxe Moon, GoSkyWatch o similar.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Abril de 2019

La cámara en el espejo / Mario Santamaría

The Camera in the Mirror de Mario Santamaría es una fascinante recopilación en Tumblr de fotografías en los Mapas de interiores de Google en las que la cámara de Google aparece reflejada en espejos.

Hay un poco de todo, normalmente museos, edificios oficiales (como las Cortes Valencianas o el Parlamento de Dinamarca, lugares emblemáticos como la Casa Blanca de Washington o la Casa Rosada de Buenos Aires. Pero también algunos tan llamativos como la Cárcel Modelo de Barcelona.

La cámara en el espejo / Mario Santamaría

La cámara es ese curioso aparatejo con forma de robot de película de serie B, metálico y con ruedas. Se conoce que los operadores la mueven por el interior de los edificios realizando las diferentes tomas para luego proporcionar vistas desde diversos ángulos en cada estancia. En ocasiones «disfrazan» la cámara un poco con una tela para que se vea menos, porque «salir en la foto» no es precisamente su objetivo, pero las superficies de los espejos es lo que tienen.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 8 de Abril de 2019

PhotoSize, una herramienta para reducir de tamaño lotes de imágenes y retocarlas un poco si hace falta

PhotoSize es una de esas herramientas sencillas para hacer una tarea concreta que no viene mal tener por ahí guardada. Sirve para reducir el tamaño de las imágenes, y su particularidad frente a otras es que puede hacerlo «por lotes», es decir, varias a la vez. Admite fotos de hasta 20 megapíxeles y de un tamaño máximo de 10 MB por fichero.

La forma de usarlo es realmente sencilla, entre tres pasos:

  1. Se arrastra la foto –o fotos– en cualquier formato (admite JPG, TIF, PNG, PSD, BMP, GIF, JP2, PICT, JPC, PCX y SGI.
  2. Se aplican opcionalmente algunos filtros (recorte, brillo, contraste, sepia, blanco y negro, etcétera).
  3. Finalmente se elige el formato de salida y la calidad; hay cerca de 50 opciones y 5 calidades diferentes.

Este tipo de funciones es habitual hacerlas con software especializado del tipo Photoshop, pero tener una herramienta más simple a mano, en el navegador, no viene mal para alguna ocasión especial o para usar desde el teléfono o tableta.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 6 de Abril de 2019

Unsane, el largometraje de Steven Soderbergh grabada con un iPhone 7 Plus

Por fin tuve ocasión de ver Unsane (Perturbada, 2018), una película medio de misterio medio de terror cuya característica más llamativa es que está grabada completamente con un iPhone 7 Plus. Y no es cosa de un aficionado: el director es Steven Soderbergh (Ocean’s Eleven; Traffic; Sexo, mentiras y cintas de vídeo).

La película tenía un presupuesto de algo más de un millón de dólares, así que tampoco era «por ahorrar». No es la primera vez que se hace esto; Sean Baker (Florida Project) ya lo probó en Tangerine (2015) con resultados más que aceptables.

El resultado es interesante: a todas las luces la calidad general de las imágenes de las películas es más que aceptable, pero para no es comparable con el de las cámaras profesionales. Dos cosas llaman especialmente la atención:

Unsane, el largometraje de Steven Soderbergh grabada con un iPhone 7 Plus
Una escena de Unsane donde todo está más oscuro de lo que veríamos en cualquier otra película, en donde probablemente se apreciarían más detalles

La primera es que las escenas con poca luz son excesivamente oscuras, y siendo una película de «terror misterioso» rodada en una especie de hospital mental eso el escenario habitual. Curiosamente, eso le aporta un poco de «sensación de agobio» que resulta adecuada. Esas escenas poco iluminadas se ven con pocos detalles, más bien cono manchas oscuras.

La otra cuestión es que los planos son bastante repetitivos en pos de aprovechar las «distancias óptimas», algo que no es muy evidente pero que resulta chocante casi de forma subliminal. En las notas de producción dicen que en la grabación se usaron algunas lentes Moment para disponer de más variedad.

Téngase en cuenta además que lo de la calidad de imagen es siempre relativo; me recordó un poco al chiste aquel de ¿Para qué queremos televisores 4K si luego la gente mira las películas con las gafas sucias «comías de mierda»?

En las escenas de exterior y con mucha luz el resultado es estupendo, eso sí. No envidio el trabajo del equipo de iluminación porque habrán sudado la gota gorda. Hay algunas tomas aéreas (probablemente de dron) y en vez de dolly he leído que usaron un cardán DJI al que se acopló el iPhone 7 Plus, mientras el cámara iba sentado en una silla de ruedas que los ayudantes empujaban. Curiosamente todo se grabó con FiLMiC Pro, una app alternativa a la de la cámara del iOS.

Lo curioso es que la historia funciona: la película en sí misma es bastante interesante, está bien armada y el guión es más que decente; bastante por encima de las «pelis de terror y obsesiones» típicas de las sobremesas – aunque no llega a «peliculón». Las actuaciones son bastante creíbles y hay hasta algún cameo notable. Tiene su intriga y engancha.

Como el ambiente es un tanto sórdido y oscuro en sí mismo, el asunto de haber usado el iPhone como cámara no interfiere con la historia, ni para bien ni para mal; la calidad es como mínimo la misma que la de casi cualquier película similar de los años 80-90 hacia atrás. El equipo dice que por el tipo de historia y escenarios, usar el teléfono móvil como única cámara les permitió rodar toda la película en tan solo 10 días, lo cual no está nada mal. Acostumbrado a supermegaproducciones, Soderbergh dijo que «la experiencia ha sido liberadora», un poco como volver a hacer cine del de «toda la vida».

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear