Por @Wicho — 4 de Abril de 2022

Desde Reflecta, la distribuidora de Sigma en España, nos pasaron el enlace al vídeo DESAFÍO – Desmontamos un objetivo SIGMA ART pieza por pieza en el que Xavier Masip, el responsable del servicio técnico de Sigma Photo Spain, desmonta un objetivo zoom Sigma 12-24mm F4 DG HSM Art para cámaras réflex full frame. Y nos ha parecido súper interesante porque aunque los nombres que se le den a algunas de las tecnologías que utilizan cambien en realidad los objetivos de gama alta de distintos fabricantes son muy parecidos por dentro y usan soluciones similares. Como bien decía Pazos, «el "conceto", esa es la cuestión».

Así, durante el meticuloso proceso de desensamblado podemos ver las distintas capas de tecnología que van dentro del objetivo, desde la montura que permite al objetivo hablarse con la cámara en la que está montado y su electrónica asociada a las partes más mecánicas del objetivo que mueven sus ópticas cuando giramos a mano los anillos de zoom o de enfoque, pasando por sus motores de ultrasonidos HSM que hacen que sus movimientos sean absolutamente silenciosos, por citar algunas de las cosas que se ven. Todo esto acompañado por las interesantísimas explicaciones de Xavier.

Xavier en plena faena – Reflecta
Xavier en plena faena – Reflecta

Él hace que el proceso parezca sencillo –a fin de cuentas parece que sólo quita tornillos y desconecta algunos cables– pero esa habilidad la da la experiencia y la formación que ha recibido de la empresa. Es altamente improbable –por no decir imposible– que cualquiera de nosotros sea capaz de desmontar un objetivo y volver a montarlo con éxito. Y mucho menos si además hay que reparar algo.

Así que ya sabéis, niñas y niños, no intentéis esto en casa. Pero disfrutad del vídeo; yo personalmente he satisfecho la curiosidad acerca de cómo son mis objetivos L de Canon por dentro pero sin someterlos a cirugía yo mismo.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Marzo de 2022

En esta recopilación de unos pocos minutos Luke Edwin muestra tanto los resultados y el «cómo se hizo» de 42 tomas de vídeo con cámaras de acción, para las que utiliza todo tipo de artilugios impensables. Efectos de cámara prácticos, baratos y sumamente ingeniosos, que producen unas grabaciones más resultones que otras, según las temáticas, y que cuando menos conviene ver por si algún día puedes o quieres hacer uso de ellos.

La lista de los «ingredientes» de todos estos hackeos cinematográficos es increíble: desde palos-selfies a hilo de pescar transparente, paracaídas, cohetes, escobas y cinta metríca plegable. Hay también unas cuantas tomas dedicadas a macroimágenes y efectos con materiales, texturas y color, usando lápices, aceite y diversos líquidos y lámparas.

Para las grabaciones las cámaras que se usan dependen de cada caso y son principalmente la Insta360 (Go 2 y One X2) y la GoPro (Max y Hero 10), acompañadas de diversos tipos de lentes. No está muy claro si todas sobreviven a las experiencias, pero en ese caso serían sacrificios por amor al arte. Lo que está claro es que divertido y emocionante resulta. Mi favorita: la de la cámara que atraviesa el coche de lado a lado… colgada de un hilo de pescar invisible.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 14 de Marzo de 2022

Lowepro ProTactic TLZ 75 AW II junto a una reflex Canon con zomm 70-200 2,8 – LoweproComo sabe cualquiera que tenga una cierta afición a la fotografía nunca se tienen suficientes bolsas para llevar el equipo. Según lo que vayamos a hacer y queramos llevar necesitaremos una u otra. Pero yo últimamente me veía cada vez más llevando la cámara –una Canon EOS 5D MarkIII– con el 100-400 f/4.5-5.6L o con el 70-200 f/2.8L, así que me puse a buscar una bolsa sólo para eso. Y acabé pillando una Lowepro ProTactic TLZ 75 AW II, que después de haberla usado me parece perfecta para el combo réflex con objetivo zoom largo.

El compartimento principal de la bolsa mide 16×15,5× 30 cm y en él cabe perfectamente la cámara con cualquiera de los dos objetivos citados. Yo la uso sin empuñadura pero también cabe con empuñadura. Pero además tiene un truco extra: una cremallera en su parte inferior permite extender el compartimento en 8 centímetros de tal modo que puedes guardar en ella la cámara con el objetivo con el parasol puesto en posición de disparo. El único problema que le vi es que para meter la cámara dentro de la bolsa con la correa –yo uso una Lowepro Transporter– es mejor si te acuerdas antes de enrollarla al objetivo. Si no, queda poco espacio para arriba como para poder meterla y cerrar la bolsa.

El compartimento principal incluye dos divisores que te permite llevar la cámara con un objetivo más corto sin que se vaya al fondo y un accesorio o dos por debajo del o de los divisores, aunque la accesibilidad no es gran cosa, ya que además de sacar la cámara tienes que despegar al menos uno de los velcros que los sujetan en su sitio para acceder a esos accesorios. Y los velcros sujetan fuerte.

Seguir leyendo: «Lowepro ProTactic TLZ 75 AW II, una bolsa ideal para una réflex con un zoom largo montado»

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 16 de Febrero de 2022

El trabajo que viene haciendo Andy Saunders desde hace tiempo restaurando las fotos del programa Apolo de la NASA es impresionante. Como ejemplo la foto de arriba. La comparación del original con la tratada por Andy parece casi cosa de brujería.

Así que Apollo Remastered: The Ultimate Photographic Record, un libro de casi 500 páginas que recoge lo mejor de su trabajo en tapa dura y un tamaño de casi 30×30 centímetros para respetar la proporción de las fotos originales, tomadas en cámaras Hasselbad, es claramente un caso de

Shut up and take my VISA!

El libro sale el 22 de septiembre, pero ya se puede ir encargando. Y si te coincide pasar por Londres a partir del 21 de septiembre en el Royal Albert Hall se inaugurará una exposición correspondiente a los contenidos del libro.

Sí, también hay versión Kindle. Pero creo que es uno de estos casos en los que el formato árbol muerto se justifica más que claramente.

_____
El enlace a Amazon lleva nuestro código de asociado, así que si compras el libro a través de él es posible que cobremos algo en forma de comisión.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo