Por @Alvy — 5 de Noviembre de 2021

Estuve estos días investigando sobre las cámaras oscuras como instrumentos para la copia de imágenes, a raíz de ver el maravilloso documental Tim’s Vermeer (2013) y uno de los vídeos que encontré es este de National Geographic que aunque tiene una década es muy instructivo. Muestra cómo construir una cámara oscura tamaño habitación. La receta es sencilla:

  1. Una habitación con buenas vistas y una ventana.
  2. Un día soleado.
  3. Varios metros de plástico o lona negra gruesa (6 mm), para tapar la luz.
  4. Cinta de carrocero, negra.
  5. Un cúter para recortar un agujero del tamaño de una moneda.
  6. Dejar que los ojos se adapten
  7. … y ¡a disfrutar del espectáculo!

Algunos detalles importantes son que la pared del fondo debe ser blanca y que hay que tener en cuenta que el tamaño de la habitación, más concretamente la distancia entre el agujero y la pared deben ser los adecuados o habría que usar algún tipo de lente. Otra opción es utilizar una pantalla de proyección, sábana o lienzo e irlo acercando al agujero de la ventana. También se puede experimentar con variar el tamaño del agujero (entre 5 mm y 2 cm, por ejemplo).

La imagen siempre se ve al revés, boca abajo, por la geometría del asunto, pero también se podría invertir con lentes/espejos. Mucha gente ha experimentado con el efecto de cámara oscura de forma casual, al estar en una habitación a oscuras por la que la luz se cuela por alguna rendija; a mi me sucedió en el colegio y cuando vi pasar los coches del exterior por la imagen reflejada me quedé flipado.

El resultado es bastante interesante si todo queda bien y la imagen enfoca correctamente, básicamente porque no es una foto sino un reflejo del mundo real (así que parece un «vídeo»). En el mini-cómo-se-hizo Albelardo Morell explica que tomó la foto de la habitación con una cámara sobre un trípode con una lente de 16mm, ƒ2.8 y sensibilidad ISO 4000, usando un tiempo de exposición de 30 segundos.

Este otro vídeo del Museo George Eastman abunda en la misma idea con más detalle en otro tipo de habitación, pero el método es básicamente el mismo.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 8 de Octubre de 2021

Encontré este vídeo de Starlight Hunter a través de una recomendación de Víctor Ruiz en Twitter, lo cual para mi es garantía suficiente de calidad. Aunque tengo algunos conocimientos, no me considero aficionado a la astrofografía, pero el invento me ha parecido interesante. Se llama ASIAIR y es un controlador wifi para cámaras (Canon/Nikon/ASI USB) y diversas monturas motorizadas.

La idea es evitar el rollo e incomodidad de tener que llevar al campo el portátil con todo su cableado y una aplicación complicada, porque todo el montaje se puede controlar a distancia. Así que básicamente puedes hacer lo mismo desde el coche, una tienda de campaña o desde casa si el telescopio/montura/cámara los tienes montados en el jardín y te llega el wifi. (Nota: Existe una versión anterior llamada ASIAIR Pro que es similar.)

ASIair Plus

Como puede verse en el vídeo una vez configurado el equipo configurando las cámaras principales y de guiado y la montura se realiza la calibración y se eligen diversos ajustes. El ASIAIR puede ajustar muchos de esos parámetros de forma casi automática, por ejemplo el enfoque (buscando el punto en el que las estrellas se ven más pequeñas y nítidas) o la alineación con la estrella polar. A partir de ahí se puede apuntar a objetos celestes, hacer capturas de prueba y luego pasar a lo divertido, que es hacer las astrofotos de verdad. Lo cual requiere tiempo y paciencia, claro.

ASIair Plus

Para este último proceso hay que definir el número de fotografías, el tiempo de exposición, el modo de guiado… Gracias al Autorun todo esto se hace luego automáticamente: la montura va realizando los movimientos de seguimiento con los motores a medida que el objeto elegido se mueve con la esfera celeste; la cámara principal realiza las fotografías durante el tiempo marcado con la exposición deseada y basta tener memoria libre en la tarjeta. En la foto de Starlight Hunter de este ejemplo se hicieron 200 tomas de 60 segundos cada una, a lo largo de 3 horas y 20 minutos. Lo que originalmente era un pequeño punto en el cielo de magnitud -19 se convierte en una magnífica foto de la Galaxia del Triángulo (M33).

Dejo aquí otros enlaces y recursos que pueden ser útiles para aprender más sobre este dispositivo y su app. La app funciona tanto con Android como iOS y como decía al principio es compatible con muchas cámaras Nikon/Canon/ASI USB y diversas monturas motorizadas; hay una lista completa en la página oficial:

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 14 de Septiembre de 2021

Como sospecho que le pasa a (casi) todo el mundo al final la cámara con la que hago más fotos –y con diferencia– es la del iPhone. La empuñadura Fjorden, que descubrí a través de ProCamera, la app que uso habitualmente para hacer fotos, parece una interesante adición para echar un poco menos de menos los controles de una cámara de verdad.

Incorpora:

Botones de la empuñadura Fjorden

  1. Un disparador con posición intermedia como en una cámara de verdad. Una pulsación ligera enfoca; una pulsación hasta el fondo hace la foto.
  2. Tiene una rueda que al hacer clic en ella va rotando por ajustar la exposición, la velocidad de obturación, la sensibilidad ISO, la apertura en modo retrato, el enfoque manual, u otros parámetros personalizables.
  3. Un botón multi función que permite activar el modo retrato o el modo selfie, seleccionar el modo de flash o cambiar entre otros ajustes personalizados.
  4. Una palanca de zoom para cambiar entre los objetivos del iPhone, o acercar y alejar el zoom.

Todo esto en un cacharro que se acopla a la parte posterior del teléfono y que mide 59,4×80,3×10,7 milímetros porque la idea es que sigas pudiendo meterte el iPhone en el bolsillo aún con el Fjorden acoplado. Curiosamente no dan el dato del peso.

Es compatible con cualquier iPhone que corra iOS 14 o posterior. Si tienes un iPhone compatible con MagSafe el Fjorden se acopla magnéticamente a la trasera del teléfono; para modelos anteriores está disponible una placa que se fija al teléfono con un adhesivo reutilizable a la que a su vez se fija la empuñadura. Se puede usar tanto en posición horizontal como vertical pues puede girar 90º.

Viene además con una aplicación propia llamada Fjorden Camera que podrás usar aún si no tienes la empuñadura contigo. Pero es compatible con otras aplicaciones de fotografía.

Se puede usar también como soporte para apoyar el iPhone y es compatible con los objetivos Moment.

Lo dicho, dado lo mucho que uso el iPhone como cámara de fotos, creo que es un caso de

Shut up and take my bitcoin!

Está disponible en distintas opciones que van desde la empuñadura a pelo a la empuñadura con funda y una correa, etc. Eso sí, no estará disponible hasta febrero de 2022. Si no hay retrasos.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 5 de Julio de 2021

Los quince objetos pandémicos de Paula – Paula Zuccotti
Los quince objetos pandémicos de Paula – Paula Zuccotti

En abril de 2020 la antropóloga Paula Zuccotti preguntó en Instagram «¿Cuáles son las 15 cosas que te están ayudando a soportar esto?» refiriéndose a la pandemia y a los confinamientos a la vez que mostraba sus quince objetos en una foto. Su foto incluye un vinilo, una pesa rusa, un espray para desinfectar superficies, vino, Agua de Florida, un huevo, y una naranja, entre alguna que otra cosa más.

Paula también dio instrucciones de cómo hacer una foto así y pidió a quien se animara que subiera una foto similar etiquetada con #everythingwetouchcovidessentialsx15. Y las ha ido recopilando en una web que ha titulado Future Archeology of a global lockdown.

En sus propias palabras:

A partir de marzo de 2020 nuestras vidas se pusieron patas arriba al entrar en confinamiento en todo el mundo. El cambio de nuestros hábitos, rutinas y prioridades se reflejó en nuestros objetos cotidianos. Para capturar este extraordinario momento en el tiempo personas de todo el mundo compartieron sus 15 nuevos objetos esenciales.

Este proyecto recoge el momento en que todo cambió: cómo trabajábamos, aprendíamos, cuidábamos, socializábamos, nos entreteníamos, comprábamos, nos conectábamos, nos relajábamos, incluso la forma en que amábamos. Al mostrar los objetos que más nos importan en los confinamientos este archivo fotográfico revela cómo cambiaron nuestras necesidades y prioridades al llegar la Covid-19.

El archivo se puede navegar por país, aunque me han hecho especial gracia las contribuciones familiares, en las que se ve aún más lo que ha significado la pandemia según la edad de las personas.

Los quince objetos pandémicos de los Cortés Ramírez – Future Archeology of a global lockdown
Los quince objetos pandémicos de los Cortés Ramírez – Future Archeology of a global lockdown

Paula es también la autora del libro Everything We Touch: A 24-Hour Inventory of Our Lives, un libro que recoge fotos de los objetos con los que diversas personas interactuaron a lo largo de 24 horas. La pregunta es qué podrían contar o suponer de nuestras vidas las generaciones futuras si se los encontraran; es algo que ella llama arqueología del futuro. También hay un documental:

Paula está en Instagram como @paugram y en Twitter como @everythingpau.

(Vía Isabel Lara).

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD