Por @Wicho — 10 de Mayo de 2008

A mediados de los años 70 del siglo pasado Steve Sasson trabajaba en Kodak y tuvo la buena suerte de que su supervisor confiara lo suficiente en él como para darle libertad de actuación a la hora de intentar diseñar una cámara fotográfica sin partes móviles.

Así, cogiendo piezas y componentes de aquí y de allá en diciembre de 1975 tenían ya listo un prototipo de esa cámara que, con un objetivo obtenido de una caja de piezas usadas de la línea de ensamblado de cámaras de Súper 8, un grabador de datos digital en casete, 16 baterías de niquel-cadmio, un CCD altamente temperamental, un convertidor analógico/digital sacado de un voltímetro digital, y varias docenas de circuitos digitales y analógicos montados en una media docena de placas de circuito impreso, era capaz de tomar imágenes con cien líneas de resolución y de grabarlas en esos casetes en 23 segundos.

Prototipo de primera cámara digital

Estas imágenes no se podían ver en la propia cámara sino que había que colocar el casete en un reproductor también diseñado específicamente por Sasson y sus compañeros que convertía la imagen de 100 a 400 líneas mediante interpolación y generaba una señal estándar NTSC que permitía verla en un televisor.

Reproductor de cintas de la primera cámara digital

Con una falta de tacto que sólo una panda de ingenieros es capaz de alcanzar le llamaron a esto «Fotografía sin película» en una empresa que sobre todo vivía de la venta de película, así que no es de extrañar que fueran recibidos con un cierto escepticismo en la mayoría de las presentaciones que hicieron dentro de ella.

Las preguntas típicas con las que se encontraban después de las presentaciones eran del tipo: ¿Por qué querría nadie ver sus fotografías en una televisión¿ ¿Cómo se almacenan? ¿Qué pinta tiene un álbum de fotos electrónico? ¿Cuándo estará esta tecnología al alcance del consumidor?

Sasson y sus compañeros no tenían ni idea de qué contestar a la mayoría de las preguntas que les hacían -a fin de cuentas eran «sólo» ingenieros- así que al final Kodak patentó el invento, imagino que «por si acaso», se redactó un informe al respecto, pero la empresa no supo subirse al carro de la fotografía digital y hoy en día aún está pagando esa falta de visión.

Es cierto que viendo las cosas con la «ventaja» del prejuicio de retrospectiva parece mentira que nadie se diera cuenta de que aquella era la primera cámara digital del mundo y de lo que podría llegar a representar, a pesar de que el citado informe decía:

La cámara descrita en este informe representa un primer intento de demostrar un sistema fotográfico que podría, con mejoras en la tecnología, suponer un impacto substancial en la forma en la que las fotografías serán hechas en el futuro.

Pero, como dice Sasson, «En realidad, no teníamos ni idea».

(Adaptado y resumido de We Had No Idea, vía cgredan.)

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — pacoes

"la empresa no supo subirse al carro de la fotografía digital y hoy en día aún está pagando esa falta de visión."

Claro, por eso Kodak es el mayor fabricante de sensores digitales del mundo, y no precisamente desde hace un par de años, y ha liquidado definitivamente la línea química (comenzó a desmontarla hace más de un lustro). Por si no lo recordáis, antes de las primeras mavicas ya había cámaras y respaldos digitales de Kodak.

#2 — chamaruco

No estoy de acuerdo con lo de que no supieron subirse al carro de la fotografía digital. Las primeras cámaras réflex digitales profesionales realmente usables salieron de los talleres de Kodak y durante mucho mucho tiempo eran la única alternativa real para muchos profesionales al uso de la película.

La primera réflex digital como tal fue la Kodak DCS, que usaba un cuerpo de Nikon F3 y salió al mercado en 1991. Las primeras en ser usadas de manera "masiva" por periodistas fueron las DCS-200 de 1993, montadas sobre cuerpos de Nikon F801s y luego vinieron las DCS-400 con Nikon F90 y al poco tiempo las variantes que usaban cuerpos Canon EOS1n.

Estamos hablando de cámaras que ya existían y se usaban (y que anticiparon cómo iba a ir el mercado) entre 6 y 7 años antes de que Nikon sacara la D1 (de 1999) que fue la que supuso, junto con la EOS D30 de Canon, la auténtica revolución digital en muchos campos de la fotografía profesional. Para entonces, cuando estas 2, que se pueden considerar quizá las primeras DSRL comparables a las actuales, tenían resoluciones de unos 3Mpx... Kodak ya hacía 3 años -y pensemos lo que representan 3 años en el mercado actual- que tenía en el mercado la DCS-460 con 6mpx. En esos inicios, cuando se vendieron D30's y D1's como rosquillas la única alternativa de "alta resolución" real en el mercado era de Kodak. Sólo Kodak, también, ha ofrecido una reflex digital con sensor monocromo y fue también Kodak la priemera en ofrecer un respaldo de formato medio "comprable" para muchos profesionales.

Kodak falló, en la última temporada de su historia digital, en ofrecer algo equivalente a lo que venía de japón: sus equipos ya no podían competir en calidad de imagen, durabilidad y velocidad, con lo que las Cinco Grandes... con una experiencia enorme en construcción de cámaras y en equipos electrónicos iban sacando... pero no perdamos de vista que Kodak, durante los 80 y 90, no particiopaba en el mercado profesional de 35mm con cámaras, sino con películas.

Kodak tuvo un papel importantísimo en los primeros momentos del desarrollo del mercado digital de consumo y creo que es justo reconocérselo.

PD. Algunos usuarios de las E-system aún echan de menos las características de los CCD de Kodak que montaban las E-1, E-300 y E-500.

#3 — La Bitácora del Caminante

Chamaruco, yo tengo una E-300 y uno de los factores que influyó en la compra fue el sensor CCD, si bien no sabía que fuera de Kodak ni sé que ventajas tiene con respecto a los sensores CMOS que montan modelos posteriores. Te agradecería que me ilustraras.

Un saludo,

-- Wayfarer

P.D. Si prefieres seguir la conversación en privado, mi correo es wayfarer en hotpop punto com.