Por Nacho Palou — 26 de Mayo de 2008

“Es un trabajo sucio, pero alguien tiene que hacerlo.”

Destrucción de material Canon

Tanto las pequeñas y económicas compactas hasta las EOS 1Ds Mark II puede verse abocadas a la destrucción bajo el tosco método del martillo si presentan algún defecto o sufren el más mínimo daño durante el transporte: Mass destruction of the Canon cameras.

(Vía Bruno Abarca.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

7 comentarios

#1 — Iván

¿Son figuraciones mías o sólo destruyen las lentes (los cristales, vaya)? Es decir, las carcasas parecen estar todas intactas.

#2 — Nacho Palou

Si, parece que la idea es dejarlos inservibles para empezar, imagino que luego los destruirán o reciclarán de alguna forma más sofisticada que la del martillo.

#3 — josera

¡Qué dolor!

#4 — chamaruco

Se procede de esta forma con el material para evitar que haya un mercado negro de material defectuoso vendido como "nuevo", que se escape por parte de los intermediarios o los manipuladores en cualquier parte de la cadena donde se producen esos daños.

El proceso suele ser destruir parte del material para que quede inservible y, efectivamente, retornarlo a fábrica para su reciclado. Tened en cuenta que las lentes, por muy rotas que estén, son reaprovechables, sólo hay que volver a fundirlas.

#5 — Miguel Angel

No me lo creo del todo, en una ocasión compré un fotómetro analógico en Andorra de los carííísimos, a mitad de precio. Cuando lo tuve que llevar al fabricante por que no funcionaba bien, me dijeron que el número de serie correspondía a articulos que no habían pasado el control de calidad, y que no les amparaba la garantía. :(

#6 — chamaruco

Es precisamente para evitar casos como esos, Miguel Angel, lo que no quita para que algunas cosas "se escapen", pero es común ese proceso en fabricantes de Asia de todo tipo. Hace años, durante el traslado en barco, en una tormenta resultaron mojados con agua salada unos 8 coches... Al llegar a destino, a pesar de los ruegos y ofertas por parte del personal portuario, les estaba esperando un responsable de la empresa llegado ex-professo desde Corea con una compactadora: se hicieron unos preciosos cubos y se devolvieron los cubos a la fábrica... Y todo por si la pintura del coche o algún componente hubiera podido resultar dañada por la corrosión del agua salada.

#7 — Nacho Palou

Similar a lo que comenta #6 Chamaruco pero a gran escala: Cómo deshacerse de 5.000 coches Mazda sin estrenar.