Por Nacho Palou — 7 de Enero de 2009

En los cambios de hora de verano e invierno normalmente me sucedía que para el reloj de la cámara me llevaba semanas o meses darme que cuenta de que no lo había actualizado aún, de modo que al final decidí dejarlo siempre en horario GMT y así no tener que cambiarla nunca.

De este modo sé que en los meses con horario de invierno (noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo) mi hora local (la hora de la foto) es +1 y en el horario de verano (abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre) es +2 horas respecto al momento en que se creó la imagen.

Tampoco tengo que cambiarlo si utilizo la cámara en otras zonas horarias, me basta con etiquetar el nombre de la ciudad o el lugar para conocer el desplazamiento horario correspondiente a la fecha.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

4 comentarios

#1 — Javi Moya

Pues... yo soy un punto mas friki...
tengo mi cámara con el horario japonés.
No es coña.

#2 — Jose Rojas

Me parece una buena idea.
Hace poco hice un viaje a China y se me olvido cambiar la hora de la cámara, y al haber tanta diferencia horaria (entre 6 y 7 horas, dependiendo del horario de verano o invierno) resulta que hay fotos que las tengo etiquetadas como hechas un día, pero realmente son del día siguiente. Vamos, un lío para poder organizar las fotos del trabajo que realicé (fueron bastante cantidad).

Un saludo.

#3 — Pablo

Nacho: ¿actualizas luego la información en el EXIF de las fotos al importarlas o lo mantienes siempre en UTC?

#4 — Nacho

@Pablo, las estoy dejando sin cambiar, la idea es no tener que estar pendiente de la hora, sabiendo que es GMT no tengo que preocuparme – ya que realmente pocas veces me resulta importante saberla, pero tampoco quiero que esté "mal" ;-)