Por @Wicho — 23 de Junio de 2017

El CE-SAT 1 abierto

Canon –sí, Canon, la empresa fundamentalmente conocida por sus productos fotográficos– acaba de poner su primer satélite artificial en órbita.

Diseñado por el Laboratorio de tecnología Espacial de la empresa el CE-SAT 1 es un pequeño satélite de 50×50×70 centímetros que lleva en su interior un sensor ligeramente modificado de una Canon EOS 5D Mk. III acoplado a un telescopio Cassegrain de 40 centímetros.

Con una resolución de 5.760×3.840 pixeles da una resolución de un metro en las imágenes que cubren 6×4 kilómetros que obtendrá desde su órbita de 600 kilómetros de altitud.

La idea de Canon, ya anunciada en 2014, es entrar en el mercado de los satélites pequeños con capacidad de obtener imágenes en alta resolución utilizando su experiencia en cámaras.

Para no tener que hacer todo el diseño partiendo desde cero Canon ha utilizado como base de su satélite el Hodoyoshi 1 de la Universidad de AxelSpace.

Una curiosidad del CE-SAT 1 es que lleva a bordo unas bobinas magnéticas que se utilizarán al final de la misión para hacer que el satélite vaya perdiendo altura y se desintegre en la atmósfera. Esto es posible gracias a que el campo generado por las bobinas interactúa con el campo magnético terrestre y eso genera un efecto de frenado.

El CE-SAT 1 es uno de los 30 satélites que viajaban como carga secundaria en el cohete PSLV de la India que puso en órbita el CartoSat-2E, que era la carga principal de la misión.

Queda lejos del récord de 104 satélites establecido en febrero de 2017, pero sigue siendo una muy buena optimización de un lanzamiento.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear