Por @Wicho — 8 de Septiembre de 2008

Hace poco Marianne Oelund se encontró con un poco de tiempo libre y dos Nikon D3 en las manos y no se le ocurrió mejor cosa que tomar una serie de fotografías del obturador de una de ellas en funcionamiento.

Su sitio web pronto cayó víctima del exceso de tráfico, pero Jeffrey Friedl, con el permiso de Marianne, ha convertido esas imágenes en una animación que se puede ver en Nikon D3 Shutter Release in Super Slow Motion:

Uno de los cuadros de la animación - Marianne Oelund / Jeffrey Friedl
Uno de los cuadros de la animación - Marianne Oelund / Jeffrey Friedl
El conjunto completo está en el álbum D3-Shutter de Flickr

Marianne tomó las fotos con otra D3, un objetivo macro de 60 mm, y un flash SB-900 disparado a través de un anillo colocado en el frontal de la lente, pero lo más curioso es el método que utilizó para registrar el momento en el que fue hecha cada foto y así poder calcular la velocidad de desplazamiento del obturador y otros datos que da en Some numbers.

Para ello colocó también un flash en la D3 fotografiada que disparaba hacia atrás en manual y a 1/128 de potencia, y con dos células fotoeléctricas conectadas a un osciloscopio registró el momento exacto en el que se producía cada disparo de flash de cada una de las dos cámaras.

Con esos datos ha podido calcular que el obturador de la D3 alcanza una velocidad máxima de unos 36 kilómetros por hora, pero es más impresionante el dato que de las cortinas de este empiezan a moverse con una aceleración de unas 500 g y que cuando frenan lo hacen a al menos unas 2.000 g.

Y todo ello con una precisión inferior a un 1% del tiempo de exposición para no causar errores en esta.

Como dice ella misma, «Todo esto debería hacernos reflexionar y admirar lo que hacen nuestras cámaras cada vez que apretamos el disparador.»

(Vía Daring Fireball.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear