Por @Alvy — 28 de Julio de 2015

Esta curiosa película data de 1939: es una muestra de cómo los trainspotters -que todavía perviven, aunque aquí somos más bien planespotters- se las ingeniaban para lograr espectaculares fotografías de trenes, no sin para ello correr ciertos riesgos.

En el vídeo se explica cómo visitaban estaciones, fábricas y exposiciones para lograr «tomas audaces y diferentes», algo parecido a lo que hoy en día se hace con los aviones y otros medios de transporte -porque trastornados por la ingeniería ha habido en todas las épocas.

Lo más divertido: los últimos segundos del vídeo en donde se ve cómo se las ingeniaban para revelar rápidamente las fotografías utilizando un «cuarto oscuro» un tanto... peculiar (!)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear