Por Nacho Palou — 5 de Junio de 2017

Un repaso rápido a algunos trucos habituales con los que se manipulan los alimentos (aquellos que son alimentos de verdad) para que queden mejor ante la cámara en publicidad. Mejor de aspecto, claro — porque un trozo de carne pintada con betún para calzado muy bueno tampoco tiene que estar, precisamente.

Recopilados en el vídeo,

  • Usar bolas de algodón mojadas y calentadas al microondas para hacer “humo”.
  • Usar puré de patatas para rellenar alimentos como carne (un pollo, un pavo), y de ese modo añadir consistencia a los alimentos. También se usa puré de patatas como sustituto para el helado, usando colorante para rematar la faena. Y así durar horas sin derretirse.
  • Sustituir la leche por cola para para trabajar con un líquido que es más consistente y evitar que los cereales y otros alimentos mojados por la no-leche se pongan blandos.
  • Pintar las marcas de parrilla en la carne con betún para calzado.
  • Usar espuma de afeitar en lugar de crema batida.
  • Rociar desodorante sobre las piezas de fruta para que brillen.
  • Fundir ceras de colores para dar un mejor aspecto y consistencia a la salsas. ¿Ketchup? Náh, una Crayola escarlata.
  • Colocar cartón para separar los bizcochos, las capas de un pastel o los ingredientes de una hamburguesa.
  • Pulverizar espray protector para tejidos sobre las tortitas y verter sobre ellas aceite de motor en lugar de caramelo.

Vía Petapixel.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear