Por Nacho Palou — 18 de Agosto de 2009

En este caso se trata de un teléfono móvil, pero obviamente puede aplicarse a cualquier dispositivo con pantalla (un GPS, una consola portátil, un ordenador, etc.), con los que suele suceder que al fotografiarlos con flash apenas se aprecia lo que hay en la pantalla, resultando en algo parecido a esto,

HTC Dream
f18, 1/40 de segundo, ISO 400. Flash manual, 1/8 de potencia

La combinación de flash y de velocidad de obturación más o menos rápida anulará la luz procedente de la pantalla, que en este caso es luz ambiental al estar la habitación casi completamente a oscuras.

Aplicando el principio explicado en Equilibrio de luces de Strobist, que trata sobre el equilibrio entre luz de flash y luz ambiental, y reduciendo la velocidad de obturación (el resto de la configuración se mantiene igual para mostrar el efecto) el resultado es algo mejor que antes,

HTC Dream
f18, 1 segundo, ISO 400. Flash manual, 1/8 de potencia

Aquí ya hay información suficiente para que se aprecie el contenido de la pantalla, que puede incrementarse aumentando aún más el tiempo de exposición (aunque aquí ya empezaba a quemarse) o recuperando algo con la herramienta Niveles. Se puede enmascarar la pantalla para que la modificación no afecte al resto de la imagen.

HTC Dream

También se puede hacer una segunda fotografía sin flash, de modo que sólo se capte la luz de la pantalla y luego combinar ambas imágenes (el teléfono por un lado, la pantalla por otro) en una sola.

Otra opción, utilizada cuando el contenido de la pantalla es muy importante o el resultado tiene que ser lo más perfecto posible (por ejemplo, fotografía del producto para un catálogo), consiste en montar una imagen gráfica (o una captura de pantalla del aparato, no una fotografía de la pantalla) sobre la foto del teléfono, como se puede ver en el vídeo Cómo se crea una portada para Macworld, de principio a fin (hacia el 1:15 del vídeo).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear