Por Nacho Palou — 21 de Abril de 2010

The evolution of a photographer, de Ed Zawadzki es un simpático gráfico que representa las diferentes fases en la evolución de todo fotógrafo, desde que empieza a hacer fotografías en modo automático hasta que -literalmente- muere.

Aunque el conocimiento se incrementa continuamente, el aprendizaje se hace hace cada vez más lentamente en proporción al tiempo que transcurre. No podría ser más cierto: el conocimiento total de la fotografía no se llega a alcazar nunca. Tampoco ningún fotógrafo logra hacer la fotografía perfecta.

A lo largo del tiempo la calidad de las fotos mejora y empeora a la vez, conforme se aprenden y aplican nuevas técnicas y métodos. La tendencia del concepto que tiene uno mismo de la calidad sus fotografías desciende hasta que que con la vejez experiencia se asume que no son tan malas, después de todo.

(Vía @elessar, vía @victorianoi.)

Relacionado y entretenido: Los Siete Niveles del Fotógrafo, de Ken Rockwell - original en inglés: The Seven Levels of Photographers.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

4 comentarios

#1 — Fredi

"The HDR hole".

Jajajajajaja.

Joder, completamente cierto.

#2 — Gali

Bufff, yo ahí puedo estar hasta convertir la figura en algo parecido a una piscina!

#3 — Sergi

Muy ingenioso, pero me pregunto si en realidad es cierto que mejoramos mediante el paso de los años hasta llegar a la muerte o por el contrario el mayor conocimiento no implica siempre a una mayor calidad en nuestras fotografías. Podemos poner el caso por ejemplo la obra de Ansel Adams, donde sus mejores obras no fueron realizadas al final de su vida, más bien al contrario.

#4 — lorena

jaja, muy cierto la fotografia es un aprendizaje constante, nunca terminas de aprender todos los dias sale algo nuevo, por ende lo hace más maravilloso aùn