Por Nacho Palou — 14 de Septiembre de 2009

SanDisk Extrme / Extreme Pro

SanDisk ha presentado hoy su nueva familia de tarjetas Extreme Pro que duplican la velocidad de 45 MB/s que eran capaces de alcanzar las que hasta ahora eran su modelos más rápidos, las Extreme IV. Las nuevas Extreme Pro -disponibles con 16, 32 y 64 GB de capacidad- tienen una velocidad de lectura y escritura de hasta 90 MB/s.

Desde ahora la familia de tarjetas de memoria SanDisk pasa a estar compuesta por los modelos Extreme en formatos CompactFlash (CF) y Secure Digital (SD) -60 MB/s de velocidad en 8, 16 y 32 GB- y las Extreme Pro en formato CF y con la velocidad y capacidades antes indicadas.

Todo el potencial de las nuevas tarjetas podrá obtenerse en cámaras profesionales y semi profesionales de última generación con bus de datos UDMA -como las EOS 1D, 7D y 5D Mk II, Sony A700, A850 y A900, Olympus E-3, Nikon D300, D3, entre otras- y UDMA 6 para obtener la máxima velocidad. No obstante, las Extreme Pro son compatibles con cualquier cámara que utilice tarjetas CompactFlash.

SanDisk Extreme, SDHCCon estas tarjetas SanDisk mejora la nueva arquitectura multicanal que acelera el procesamiento de grandes volúmenes de datos. Además, gracias al ya conocido ESP (Enhanced Super-Parallel Processing) el acceso a la memoria flash se realiza por dos vías simultáneas y de forma paralela contra los dos módulos internos de memoria, de forma similar a como funcionan los sistemas RAID para discos duros.

Además del notable incremento de velocidad, con el lanzamiento de esta nueva generación de tarjetas, SanDisk hace mucho hincapié en otros dos factores mejorados: la fiabilidad y la duración.

Por un lado el motor ECC, (Error Code Correction), incorporado en el firmware de la tarjeta, supervisa y mantiene la integridad de los datos que se escriben sin perjuicio de la velocidad, de modo que fiabilidad y velocidad no sean características incompatibles. Por otro, la técnica wear leveling reduce el nivel de desgaste de los componentes de memoria al repartir la grabación de datos entrantes entre todas las celdas disponibles, evitando el acceso repetido y continuo a las mismas celdas y por tanto reduciendo el nivel de deterioro que sufren. Con esta técnica se incrementa su duración a lo largo del tiempo. Actualmente todas las tarjetas de memoria SanDisk tienen una garantía de fábrica de 30 años.

Las tarjetas Extreme Pro están claramente orientadas a fotógrafos profesionales por su rendimiento, pero también por su precio: la tarjeta de 16 GB cuesta 259,90 euros; 459,90 la de 32 GB y 859,90 la de 64 GB.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

9 comentarios

#1 — José A. Pérez-Robleda

Y no es peligroso tener tantos gigas de fotos, en una misma tarjeta, es decir no es mejor tener varias tarjetas de menos, yo las más grandes que utilizo son de 4 gigas, e incluso cuando tiro en raw no se me quedan pequeñas.

José A. Pérez-Robleda

www.perezrobleda.com

#2 — xepe71

José, en principio yo soy de los que prefiere 2 tarjetas de 4Gb que una de 8. Pero si me dan una garantía de 30 años, quizás podría replantearme este tema.... bueno, no, por 300USD que vale la mas barata, no me lo replanteo ;(

Supongo que podrían servir como SSD para un ordenador preparado para ello, no? 64Gb ya es una cifra razonable para cualquier ordenador - si no pretendemos guardar nuestra colección de MP3...

yo me pregunto que vida puede tener una SD "corriente" (pongamos una SDHC de 4Gb, que es la mía y que es barata)?

#3 — rafolas

Yo creo que el problema no es que se estropee la tarjeta dentro de los 30 años de garantía... el problema son las fotos que puedes perder si eso sucede... o si la pierdes... o si te la "pierden"...

Por eso siempre es mejor dos de x Gb, que una de 2x Gb... y guardarlas separadas, claro :D

Viva la paranoia!!!

#4 — valero505

Y yo que no le veo el sentido a que aumenten las capacidades... (más allá de que asi las que uso yo bajaran de precio...)

#5 — Nacho

Aumentan la capacidad en tanto aumentan las necesidades, bien porque las imágenes son más grandes (aunque proporcionalmente tampoco quepan muchas más de las que cabían hace unos años en una memoria mucho más pequeña) y también porque cada vez hay más cámaras que graban vídeo HD, que se come las tarjetas que da gusto

Qué se entiende por "capacidad" es relativo. Igual que hay quien prefiere repartir en 2 x 8 GB, por ejemplo, hay para quien eso mismo equivale a 2 x 32 GB o 2 x 64 GB porque el tamaño y volumen es muchísimos mayor, aunque proporcionalmente el reparto sea equivalente (mitad y mitad)

Los fotógrafos de naturaleza o deportes pueden hacer en un rato de trabajo más fotos que todas las que muchos de nosotros hacemos en un mes.

#6 — Teco

Por otro lado cuantas mas tarjetas de memoria distintas tengas, mas posibilidades tiene de que te toque una pocha. A mi me parece una chorrada lo de tener ,mejor 2 de 4gb que una de 8Gb, si te toca te ha tocado, y la comodidad de poder disparar laaaargo rato sin preocuparte de cambiar tarjetas me parece impagable.

#7 — xepe71

Teco: tiene sentido si consideras que la tasa de fallos de la tarjeta es elevada. En un viaje preferirás que se te pierda la mitad de las fotos a perderlo todo. Ahora bien, si consideras que no te va a fallar la tarjeta, pues mejor tener solo una... si la perdieras o te la robaran, esto significaría que también has perdido o te han robado la cámara!

en cuanto a la capacidad, está claro que para mí me sobra, solo he llegado a llenar 3x4Gb en un viaje de dos semanas (1200 fotos), pero tiene todo el sentido para quien haga video (y justifica que sean de alta velocidad - quizás no tan alta como nos ofrece Sandisk)

#8 — Dubitador

Se me hace raro que no hayan aparecido tarjetas de memoria de una sola escritura e infinitas lecturas, de mucha capacidad y realmente muy bajo precio.

¿Que sé yo? ¿Una mera trama de pistas conductoras en cuyos nodos una ligera sobrecarga provoca un cambio permanente en la conductividad? Sí, semejante al asunto de las memorias de ferrita.

#9 — A. Nónimo

64 gigas.... y la pregunta del millón dentro de nosesabequetiempo cuando al abrir el compartimento mientras limpias la cámara te preguntes "¿Qué es eso? ¿Ya estaba ahi cuando la compré?.