Por Nacho Palou — 10 de Junio de 2008

El experto en seguridad Bruce Schneier dedica un artí­culo titulado The War on Photography (Guerra a la Fotografí­a) a la creciente y absurda caza de brujas contra gente a la que le gusta hacer fotografí­as en lugares públicos.

«Hay una posibilidad infinitesimal»€ de que alguien que está haciendo fotos resulte ser un terrorista, pero en cambio es fácil hacer pasar esa amenza como probable porque la figura del terrorista que hace fotos de su objetivo es algo que hemos visto innumerables veces en pelí­culas de acción.

No hay apenas restricciones legales sobre lo que se puede fotografiar en lugares públicos. Si te acosa un agente, sea de seguridad pública o privada, estará actuando más allá de su autoridad [...]

No cedas tu derecho a fotografí­ar en lugares públicos. Es algo que merece la pena luchar. No contribuyas a propagar el cuento del terrorista fotógrafo. Este tipo de prohibición lo utilizábamos en su dí­a para ridiculizar a la URSS.

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

11 comentarios

#1 — chamaruco

Aunque no comenté nada en el hilo anterior sobre el tema, porque estaba todo bastante dicho, creo que conviene comentar un par de cosas en éste:

-Por un lado reseñar que el ejercicio de la fotografía, en tanto en cuanto es una forma de arte, está protegido ni más ni menos que por la Constitución; por lo que la restricción de su desarrollo tiene que estar cláramente normalizada y anunciada según marca la Ley. Vamos que no vale el "porque lo digo yo". Si en algún lugar está restringido tiene que estar clámaramente indicado el ámbito de la restricción y en base a qué reglamento o norma se articula dicha resitrcción. (Con esto dimos bastante "caña" unos cuantos en el tema, también comentado, de la fotografía ferroviaria).

-Por otro lado, hay que tener muy claro que "hacer una foto" en sí mismo no está prohibido, otra cosa es lo que se pudiera hacer con esa foto... es decir, el hecho de la toma de la imagen puede no estar prohibido, pero puede que no puedas hacer cualquier cosa con la imagen que has captado.

-Sólo un juez puede requisar o secuestrar judicialmente nuestras imágenes y material fotográfico en el ejercicio de sus funciones y según los cauces que marca la Ley. Es decir, ninguna otra persona os puede "obligar a borrar las fotos", ni siquiera un Agente de la Autoridad en el ejercicio de sus funciones.

-Dicho todo esto, hay que tener también muy claro que una cosa es un Guardia de Seguridad privada, que no tiene ningún tipo de consideración como Autoridad y que, de hecho, es un civil más por mucho uniforme que lleve, y otra cosa bien diferente es un Agente de la Autoridad. En el caso de que uno de los primeros se extralimite se puede (y debe) llamar de inmediato a la Policía o cuerpo correspondiente y que vengan a ver por qué un civil nos está incordiando en el ejercicio de una actividad libre (suponiendo, claro, que estemos en un lugar público y demás). En el caso de que el que se esté extralimitando sea un Agente de la Autoridad, conviene acatar sus indicaciones, aunque sean incorrectas... luego se puede cursar denuncia en el juzgado de guardia más próximo; pero nunca discutir, para que no nos puedan acusar de "resistencia a la autoridad" y nos metamos en follones tontos, por mucha razón que tengamos.

#2 — Kachenko

La duda que tengo es qué se considera lugar público.

Ayer fui a hacer unas fotos a un edificio de la facultad de farmacia en Madrid, y nada más abrir la puerta, una bedela me dijo que no se podían hacer fotos y que si quería hacerlas tenía que pedir permiso al decanato o algo así (ya sabéis, el típico rollo de "si por mí no es, que yo te dejaba hacer todas las fotos que quieras) mientras que en mi escuela puedes entrar y sacar todas las fotos que te dé la gana.

¿Quién impone estas normas? ¿Podía haberme negado a hacerle caso a esa mujer? ¿Tiene que estar expresamente indicado que no se pueden hacer fotos?

#3 — La Bitácora del Caminante

Hace unas semanas, con motivo de la inauguración del Centro de Arte Dos de Mayo, hicieron una decoración bastante interesante en el vestíbulo de la estación de MetroSur Móstoles Central.

Se me ocurrió hacer una foto con la cámara compacta y prácticamente no me había dado tiempo ni a disparar la primera cuando ya estaba el guardia de seguridad llamándome la atención diciendo que 'está prohibido hacer fotos'. Yo le dije que sí se puede, él insistió en que no... y, por no tener problemas, callé y guardé la cámara.

Más tarde, ya informado y con una copia impresa de la famosa circular de 1984 que autoriza expresamente la toma de fotografías en las instalaciones de Metro, pasé de nuevo por la estación... sólo para descubrir que ya habían retirado la decoración.

Perdí un par de buenas fotos, pero con lo que sé ahora ya tengo argumentos para evitar que me vuelva a suceder.

-- Wayfarer

P.D. Por cierto, hay comentario realmente excelente en el artículo de Schneier.

The issue with photographer's rights is a symptom of a larger issue. People are simply more and more unaware of their basic rights in confrontation with authority. Even the authorities themselves don't know where their boundaries are. My hats off to those who complain, critique and criticize. You are doing the rest of us an important service.

#4 — Fiber

Donde se puede encontrar esa circular del 1984 ???? No vivo en Madrid pero si que voy de vez en cuando y...

Por otro lado, en el Metro de Barcelona es kafkiano sacar fotos, parece ser que te tienes que poner en contacto con un departamento de relaciones externas del metro, que te pasan un formulario que usan para cuando se hacen rodajes en el metro... Les tienes que especificar estacion, horas, equipo que vas a usar.... Tremendisimo.

#5 — La Bitácora del Caminante

#4 Fiber, yo la encontré en el foro de 'Anden 2':

Circular de Metro de Madrid 34/84 de 2 de febrero de 1984, autoriza la obtención de fotografías en las instalaciones de la Red a las que puedan tener acceso los viajeros.

La resolución no es demasiado buena, pero la puedes escalar e imprimirla en un A4 con calidad decente.

Es bastante útil tener a mano un documento oficial si alguien te dice algo ;-)

-- Wayfarer

#6 — Gerardo

Pareciera que muchos viven viendo terroristas hasta en el inodoro, no estaría mal, antes de usarlo, revisarlo prolijamente y en caso de dudas llamar urgentemente a la policía...¡cuidado! no sacar fotos previamente.
Tendrían que vender las cámaras fotográficas con un gran libro donde figurasen todas las leyes, decretos y etc... que permiten usarlas y con una gran correa que dijese:
"Prohibido prohibir"
Lo único infinito es la estupidez humana.

#7 — chamaruco

Kachenko:

"La duda que tengo es qué se considera lugar público."

Cualquier lugar en al que se pueda acceder y en el que se pueda permanecer líbremente; el ejemplo más claro es la vía pública, o sea, la calle.

"Ayer fui a hacer unas fotos a un edificio de la facultad de farmacia en Madrid, y nada más abrir la puerta, una bedela me dijo que no se podían hacer fotos y que si quería hacerlas tenía que pedir permiso al decanato o algo así (ya sabéis, el típico rollo de "si por mí no es, que yo te dejaba hacer todas las fotos que quieras) mientras que en mi escuela puedes entrar y sacar todas las fotos que te dé la gana.

¿Quién impone estas normas? ¿Podía haberme negado a hacerle caso a esa mujer? ¿Tiene que estar expresamente indicado que no se pueden hacer fotos?"

Hombre, en principio es un lugar público, aunque no creo que se pueda categorizar como "vía pública". Dentro de la Universidad tienen vigencia una serie de reglamentos que dependen del Rectorado (en general) y de los Directores y Decanos (dentro de las Escuelas Universitarias y Facultades respectivamente). En principio puedes perfectamente negarte a hacerle caso, dado que no es un Agente de la Autoridad en el desempeño de sus funciones; otra cosa es que el tema acabe de mejor o peor manera. Desde luego no se pueden prohibir las cosas por el artículo 33 (o sea, por mis cojones, porque lo digo yo, etc.), efectivamente tiene que estar regulado lo que se puede o no se puede hacer en cada sitio, sino esto sería la casa de tócame Roque; lo mismo que no se puede fumar en ciertos sitios porque hay una norma que lo regula (y carteles indicativos de tal norma).

Cuando se entra en un recinto público de titularidad privada en el que el acceso es, en principio, libre, se tiene que estar informado de las condiciones en las que se realiza este acceso y de si existe alguna limitación concreta de hacer algo y dónde consta esa limitación... Como vivimos, por fortuna, en un Estado de Derecho, lo que no está prohibido de forma expresa y según los parámetros que marca la Ley, está permitido.

Pero como también vivimos donde vivimos, una cosa es tener razón y otra cosa es que te la den.

Dicho esto, aun con la razón de nuestro lado, cada uno tiene que valorar si merece la pena o no meterse en líos por según qué cosas.

Aunque nadie lo va a reconocer oficialmente, en el caso concreto de los trenes, la cosa ha terminado como debería (con la retirada del un permiso, cuanto menos, irregular) cuando a un grupo cada vez más grande de aficionados les empezaron a tocar las narices y se empezó a llevar las cosas por cauces serios, con algun que otro caso en los juzgados.

#8 — Celebes

El problema existe desde que, no sólo es barato tomar fotografías sin parar, sino que -y esto quizás es lo más importante- editar y publicar esas fotografías de forma global está al alcance de cualquiera.

#9 — Kachenko

Esta misma mañana he llamado a Metro de Madrid, donde ya he tenido alguna mala experiencia.

Un señora muy amablemente me ha venido a decir que los permisos para fotografiar en Metro son para no meter en líos a los fotógrafos con los guardias de seguridad, que tiene cojones. Según ella, los guardias son de contratas externas y no tienen por qué saber las normas de Metro, lo que tiene más cojones todavía.

En España cualquiera al que le des un uniforme ya se cree el rey del Mambo.

#10 — chamaruco

Celebes, el problema existe desde siempre, no es ni mucho menos algo nuevo o de hace poco, o que tenga que ver con los atentados de Madrid.

Lo que ocurre es que ahora que ocurre lo que dices, y que tenemos acceso a la información de manera casi instantánea gracias a internet, es cuando la cosa se está haciendo cada vez más patente y cuando más gente se está quejando en voz alta... ahora somos más y tenemos formas de gritar más alto.

#11 — Voodoo

Hace un tiempo escribi este post que es bien bien lo que yo pienso del tema...

LoS NiÑoS ReTRaTaDoS PoR CaPa eN La BaRCeLoNa DeL 39 SaLeN a La LuZ

Esta mañana leía esta noticia en El Periódico y la verdad es que como aficionado a la fotografía me ha dado mucho que pensar…

Hoy en día hacer una fotografía social es casi imposible y menos si se tratan de niños!

Pero que hubiera pasado si el señor Capa al ponerse a tomar las fotografías a esos niños, hubiera venido el padre de alguno de ellos a decirle que coño hacia haciéndole fotos a sus hijos?

O ahora alguno de esos niños grandes pidieran una compensación económica al autor de esas fotografías por haberlas tomado sin autorización y ahora hacer uso de ellas sin su consentimiento…

Ya sé que eso no pasara, porque los niños grandes estarán encantados por esas instantáneas, esos recuerdos que les vienen a la cabeza o simplemente por el gran nombre que tiene ese fotógrafo que les hizo esa fotografía!

Los tiempos cambian y no siempre van a mejor, yo me he encontrado con situaciones de este tipo, y la verdad es que la verdadera fotografía está muriendo, la Psicosis de que alguien fotografíe algo querido como a un niño, tu casa, tu bonito coche o tu perro, siempre trae malos pensamientos totalmente comprensible viendo la sociedad en la que vivimos.

En la actualidad si yo veo algo que me gustaría fotografiar tengo que pedir que me firmen una autorización, para cederme los derechos y poder luego hacer uso de ese material…naturalmente no siempre se puede hacer, y tampoco sirve de nada pedirla si quieres inmortalizar un momento concreto.

El problema viene cuando ya nos vetan hasta el poder fotografiar un edificio de diseño desde la vía publica, hacia donde vamos? De que nos sirve tener miles de cámaras digitales si no podemos usarlas? Estás fotografías encontradas han sido un gran descubrimiento, pero que encontraremos dentro de 60 años cuando queramos mirar atrás?

Pues las cintas de las cámaras de seguridad de bancos, metros, oficinas….ellas si que nos graban sin consentimiento y cuando realmente necesitas esas imágenes porque te han hecho una gamberrada en el coche o te han atracado, te ponen miles de pegas!!

La semana pasada vi un video de las cámaras de seguridad de un metro de Japón ( de los más vistos en youtube ) donde se veía a una pareja despidiéndose y dándole un bonito beso, en la grabación se veía como hacían zooms y hasta encuadraban la imagen, otro ejemplo es la agresión en unos ferrocarriles de Cataluña por parte de un joven hacia una chica (menor de edad), alguien les pidió permiso para publicar ese video en todos los medios de comunicación? Yo creo que después de ese episodio a nadie le apetece verse en la televisión! Igualmente durante un par de semanas nos bombardearon con la agresión, para que así viéramos lo valiosas que son estás grabaciones!

Porque unos pueden dejar grabando una cámara de “seguridad” 24h al día en la vía publica sin consentimiento de los que aparecen en la cinta y a mi me miran raro por hacer una fotografía?

Quizás dentro de 60 años ya no exista la figura del fotógrafo…quizás dentro de 60 años la misma cámara te dirá directamente que no puedes hacer ese tipo de fotos y te bloqueara el disparador…si la sociedad no se da cuenta que hay gente que no busca nada más que inmortalizar un bonito instante de tu vida para que perdure…la verdadera fotografía se perderá y solo quedaran los autorretratos escotados del fotolog o facebook para poder hacernos una idea de cómo se vivía 60 años atrás!



Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible