Por @Alvy — 23 de Agosto de 2014

Este vídeo está grabado en el infrarrojo, una parte del espectro electromagnético que las personas no podemos ver con nuestros ojos desnudos pero que está al alcance de los sensores especializados de las cámaras, que lo pueden grabar y mostrar luego en colores falsos pero «visibles».

La cámara es una FLIR x6580sc que además puede grabar a más de los 25 fotogramas por segundo habituales, consiguiéndose así un resultado la mar de espectacular.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear