Por Nacho Palou — 10 de Febrero de 2009

Hacer frío ahí fuera (Madrid, 11 de enero 2009)Al utilizar la cámara en días fríos, además de poder verse afectado el rendimiento de la batería, la condensación en la cámara y objetivos puede ser un problema.

Por una lado la condensación de humedad afecta a la óptica y al resultado de la imagen; por otro puede oxidar y deteriorar la electrónica y partes metálicas de la cámara.

Una situación típica en la que se puede producir es cuando se entra y sale del coche durante una salida fotográfica.

Normalmente el interior del coche estará más caliente que el exterior. El cambio brusco de temperatura al pasar de un entorno frío a otro más cálido (también puede darse en el sentido contrario) puede causar esta acumulación de agua sobre el equipo.

Algunas técnicas que pueden ayudar a evitarla, o a minimizarla -y que al menos a mí me han funcionado estas últimas semanas, pueden ser:

  • No calentar el aire del coche o no calentarlo en exceso: conduce con ropa de abrigo y mantén el aire del vehículo fresco o, en la medida de lo posible, a una temperatura similar a la del exterior.
  • Que corra el aire. Abrir las ventanillas o el techo solar y -por supuesto y en cualquier caso- abrir el paso del aire exterior con el mando que suele estar junto a los controles de la calefacción y ventilación del vehículo.
  • Calentar el habitáculo a la vez que se enciende el aire acondicionado. Es el método más efectivo de eliminar la condensación de los cristales. En algunos coches con climatizador es la combinación que se activa al encender la función para desempañar cristales -no la luna trasera- y también sirve para los cristales de los objetivos y resto de equipo.

    (Esto es debido a que el proceso de enfriamiento quita gran parte de la humedad del aire, con lo que el resultado es una aire más seco que evita en mayor medida la condensación. Mezclado con aire caliente se obtiene aire seco pero no frío, que es justo lo que queremos.)
  • Utiliza bolsas de gel de sílice. Yo debo llevar como media docena en la bolsa del equipo. Echo ahí las que me encuentro en los embalajes.
  • Coloca el equipo en el maletero donde el cambio de temperatura suele ser menos notable. Incluso en el cofre de techo si dispones de él, pero cuidando que no se enfríe en demasía o la condensación se producirá cuando cojas el equipo y debida al calor de tu cuerpo -al cogerla con la mano desnuda o al acercar la cara y el ojo al visor, por ejemplo.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

6 comentarios

#1 — Luis Blanco

Excelente recomendación, y mucho más importante de lo que nos parece. Sobre todo, porque cuando los efectos aparecen, la cosa no tiene remedio.
Mi experiencia al respecto es la pérdida de un 28-105 de mi querida F90 por crecimiento de hongos.
Siendo importante la condensación que comentas a la salida del coche, creo que es también importante la forma en que se conserva el equipo en casa, una vez que regresas.
En mi opinión, es interesante sacar cámara y objetivos de la bolsa, y depositarlos en alguna caja que cierre más o menos bien, y con bolsas de silica-gel, a ser posible, de las que cambian de color cuando alcanzan su máximo de absorción de humedad.
Cuando las he buscado, no me ha sido fácil enconrarlas, y recientemente sí las he conseguido por Ebay en Francia, con aparente buen resultado.

Aprovecho la ocasión para presentarme, soy Luis Blanco, asturiano, residente en cantabria, veterinario y aficionado a la fotografía, y para felicitar expresamente a los artífices de la web.

Vuestra dedicación, nivel de conocimientos y acierto con los temas propuestos es sencillamente impresionante.

Un saludo, y os reitero mi agradecimiento.

#2 — Nacho

Ciertamente guardar el equipo también tiene su aquel, especialmente si no se va a utilizar en algún tiempo.

Donde vayas a guardarlo (preferible que sea un lugar fresco y seco y donde no de la luz del sol) también se puede colocar un absorbedor de humedad o desecante. Los suelen vender en droguerías y supermercados, creo que incluso en tiendas de cosas de bichos y mascotas.

Es un envase donde se coloca una bolsa con algun tipo de desecante como el sílice o el sodio. Venden recambios ya que este hay que cambiarlo o secarlo cuando cambia de color por la saturación de humedad.

También hay fórmulas caseras como poner una bolsa con arroz, con sal o con arena de gato, pero eso ya es de botica de la abuela.

Gracias por tu comentario.

#3 — Phill

Vaya, no se me habia ocurrido lo de las bolsas de silice. Muchas gracias por la información Nacho.

Saludos

#4 — tArKi

Interesante el artículo gracias.

Me ha parecido gracioso lo de las bolsas de gel de sílice, porque yo también lo hago desde hace tiempo (bolsa que cae en mis manos bolsa que va a donde guardo el equipo ;) )

Un saludo y enhorabuena por la web.

#5 — Luis

Cuidado!, he leído por otros blogs (y tiene su lógica) que demasiadas bolsas de gel de silice en la mochila pudieran resecar en exceso el equipo y causar pérdida de suavidad en el funcionamiento de objetivos por ejemplo.

#6 — Edu

Como dice Nacho, para guardar el equipo lo mejor es utilizar un antihumedad o deshumidificador, yo encontré esta web del fabricante donde se pueden comprar on-line.