Por @Wicho — 3 de Octubre de 2013

Para subir fotos de comida, gatos, pies en la playa, o alas de aviones a Instagram probablemente da igual.

Pero si quieres que las fotos que hagas con el iPhone*, sean para Instagram o no, vayan un poco más allá de los filtros incorporados, que no lo arreglan todo, los pasos que cuenta Jessie Webster en iPhoneography // My process parecen interesantes**:

  1. Haz la foto con la aplicación por defecto de iOS, aunque esta la hizo usando TimerCam para poder salir ella misma.
  2. Ábrela con VSCO Cam para enderezarla, recortarla, y aplicarle algún filtro. Jessie dice que los que más usa son el G3, el G1 y el M5, que además son graduables del 1 al 12. También se puede usar esta aplicación para añadir brillo, añadir calidez o contraste a la foto
  3. Dale una pasada por Afterlight (0,89 €) para darle nitidez, oscurecer las sombras y añadir claridad.
  4. Con TouchRetouch (0,89 €) se pueden eliminar elementos no deseados.
  5. Finalmente con Snapseed si es necesario se puede aclarar, oscurecer, o tocar la saturación de una parte de la imagen, algo que otras aplicaciones no son capaces de hacer.

* Para Android hay aplicaciones similares, así que la idea general también te puede servir.

** Sí, puede ser discutible si usar todas estas aplicaciones antes de publicar una foto en Instagram no es hacer trampa, aunque yo mismo, por ejemplo, usaba iPhoto para enderezar la fotos antes de que Instagram incorporara esta función…

Pero en mi opinión mientras la foto esté hecha con el iPhone no hay mayor problema; lo que me parece fatal es que se suban fotos a Instagram hechas con una réflex o con una cámara que no sea de un móvil.

(Vía TUAW).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear