Por Nacho Palou — 9 de Marzo de 2011

El tiempo en el que la miniaturización de las cámaras permite a alguien con intenciones fotografiar cualquier cosa en cualquier lugar, es precisamente el mismo que irónicamente está conociendo una mayor persecución de la fotografía con argumentaciones peregrinas como cuestiones de seguridad.

Aunque varía entre unos países y otros esta guerra contra la fotografía la padecen especialmente los profesionales y aquellos que utilizan un equipo más vistoso y/o dedican cierto a realizar la toma para asegurar que obtienen el resultado deseado, precisamente porque no tienen nada que ocultar.

La anotación La guerra contra la fotografía hace un repaso a cómo están las cosas en lo que a fotografiar en espacios públicos se refiere en distintos países, incluyendo España. No sé hasta qué punto es correcto lo que ahí se afirma pero indudablemente encaja con el sentido común -lo cual no es garantía de nada hoy en día- y está en línea con lo comentado en anotaciones en las que se ha tratado el tema. § PetaPixel.

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

4 comentarios

#1 — Forestalx

A veces uno piensa eso de " a ver cuánto tarda alguien en venir a darme la brasa"...y en que lo mejor sería no tener cámara. ¿ Por qué hace no demasiado tiempo nadie ponía pegas y ahora hay que hacer fotos como un espía?

#2 — Kirk534

Imagino que la paranoia que sienten muchas personas y autoridades es provocada por el hecho de que hoy en día todo el mundo porta una cámara (más o menos pequeña), antiguamente patrimonio del turismo y de algún eventual profesional o aficionado. Lo que abunda no daña pero acaba cansando, aunque no justifico la prohibición que ejercen en ciudades como Londres. En los museos, por ejemplo, ya se han dado por vencidos.

#3 — Ricardo SB

Pues creo que se podría dar un poco de formación básica a determinados cuerpos y fuerzas de seguridad públicas y privadas, que ya me han increpado en varias ocasiones qué estoy fotografiando por llevar una reflex con un 70-200 (como si fuera un zum x 10), mientras a mi lado veo a gente con cámaras bridge superzoom (x 30) a la que no dicen nada.

Incluso he tenido que enseñar las fotos que estaba haciendo para evitar ir al cuartelillo a declarar.

Señores defensores de la Ley y el Orden: una persona que quiera atentar contra la intimidad de las personas, o que pretenda realizar fotografías no autorizadas no utilizará un equipo que llame la atención. Hoy día existen cámaras que permiten realizar esa función mejor que una reflex por mucho menos dinero, y mucho más disimuladamente. En ese contexto, concédanos el beneficio de la duda.

#4 — sinnombre

En Barcelona está prohibido tomar fotos sin permiso, en mercados y en la red de metro. Me parece absurdo ya que el que necesite hacer fotos o grabar video con fines terroristas, lo hará con una pequeña cámara o con una oculta... el tema es prohibir prohibir y prohibir...

Me pasó una vez a las afueras (vía pública) de una discoteca, que el servicio de seguridad increpaba a unos clientes que salian y me puse a hacer fotos, me vino uno de seguridad y me preguntó que hacía, le dije que hacer fotos, me pidió que las borrara y le dije que no, que estaba en mi derecho y que si tenía algún problema, le presenté a un amigo que venía conmigo que es abogado... le pedí que desde ese momento, se dirigiera a mi a través de mi abogado que yo ya no tenía nada más que hablar con él... :o)) se quedó con cara de tonto mientras leia la targeta de mi amigo...