Por Nacho Palou — 27 de Marzo de 2008

Como chismes que son, las tarjetas de memoria pueden fallar en cualquier momento y sin causa aparente. Digital Photography School recopila una serie de consideraciones que pueden ser útiles, e incluso determinantes, para utilizar y cuidar las tarjetas de memoria de la cámara digital. Traduzo rápida y libremente del original 13 Tips for Using and Caring for Memory Cards.

  1. Si la tarjeta da algún tipo de error o borras fotos accidentalmente, deja de utilizarla. Tal vez aún sea posible recuperar el contenido aparentemente perdido. [Personalmente puede salir airoso de una situación de borrado accidental guardando la tarjeta recién borrada por error y recuperando luego el contenido con el programa RecuePro que incluía la tarjeta Sandisk.]
  2. Borra las fotos en el ordenador, no en la cámara. Una vez transferidas las imágenes elimina en el ordenador las que no quieras conservar y haz un único borrado completo en la tarjeta para reducir el número de accesos a la tarjeta.
  3. Haz expulsiones seguras de las tarjetas cuando estén conectadas al ordenador, es decir, utiliza la opción “Expulsar” en Mac OS X y la opción “Quitar hardware con seguridad” en Windows.
  4. Mejor varias tarjetas pequeñas que una muy grande. De este modo la pérdida o estropicio de una tarjeta no supondrá la pérdida de todas las fotos.
  5. Evita llenar las tarjetas completamente. Así no te faltará memoria en el momento más inoportuno. También según algunas opiniones así se reduce la posibilidad de tener problemas con las tarjetas.
  6. Formatea las tarjetas de vez en cuando...
  7. ...Y preferentemente hazlo desde la cámara en la que vayas a utilizar la tarjeta.
  8. Apaga la cámara antes de sacar la tarjeta.
  9. Mantén el firmware de la cámara actualizado.
  10. Renueva las tarjetas de vez en cuando. También su ciclo de vida es limitado.
  11. Recarga las baterías antes de que se agoten, de ese modo evitarás que se acaben durante la escritura en la tarjeta dejando datos basura que pueden provocar errores.
  12. No apagues la cámara inmediatamente después de hacer una foto, dale tiempo para que se guarde la imagen y se cierre la comunicación con la tarjeta.
  13. Mantenimiento con sentido común. Simplemente conserva las tarjetas en lugar fresco y seco, sin exponerlas a temperaturas extremas o al polvo; que no reciban golpes, presión ni que permanezcan cerca de campos electromagnéticos, entre otras cosas.

{Anotación originalmente publicada en Microsiervos en noviembre de 2007}

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

5 comentarios

#1 — pau

respecto del punto 4, si tienes varias tarjetas de menor tamaño incrementas las probabilidades de fallo y las de perdida fisica del soporte, creo que es una cuestion personal, a mi me gusta tener una tarjeta de repuesto, por si acaso... pero suelo utilizar siempre la que llevo puesta en la camara una de 4gbs. y la tarjeta de "por si acaso" es de 512 pero la tengo ahi por si acaso.

#2 — Adrián Chapela

No incrementas las posibilidades de fallo, yo creo. Incrementas las posibilidades de perder algo, pero en tu caso (usando sólo una tarjeta) en caso de fallo de una tarjeta, la perdida es del 100 %.

Yo para recuperar datos borrados de tarjetas recomiendo este: PhotoRec. Para mi es una pasada.

#3 — Nacho Palou

El punto 4. se refiere a que en término generales es preferible perder una tarjeta con 1 GB llena de fotos (bien porque se rompe, da error, se formatea accidentalmente, se "va" con la cámara robada o perdida etc.) que una de 4 GB también llena.

#4 — chamaruco

Siempre es mejor tener varias tarjetas de "pequeño" tamaño que una sola. En caso de fallo de una puedes perder lo que lleves en esa pero no el trabajo completo.

#5 — Scila

Sobre el punto 12: Creo que la mayor parte de las cámaras mantienen la comunicación con la tarjeta, aunque apagues la cámara, hasta que ha acabado la trasferencia de imágenes.

Sobre el 4: yo también soy de varias pequeñas... bueno de 2Gb, que a ver qué entendemos ya por pequeñas.