Por Nacho Palou — 15 de Febrero de 2012

manual-camara-movil.jpg

Un truco rápido, tal vez incluso obvio, para tener siempre a mano el manual de la cámara de fotos: buscar la versión PDF en Internet -casi todos los fabricantes ofrecen la posibilidad de descargarlo en este formato digital para documentos- y copiarlo en el teléfono móvil.

Dependiendo del teléfono -asumiendo que se trata de un modelo capaz de almacenar y visualizar documentos en este formato- se puede guardar directamente (conectando el teléfono al ordenador y copiando el archivo) o se puede enviar por mail a uno mismo (al correo que se tenga configurado en el móvil); o utilizar algún servicio de almacenamiento o disco duro virtual como Dropbox o SkyDrive, entre otros muchos posibles.

También si se utiliza la aplicación de Amazon Kindle para leer libros electrónicos se pueden visualizar archivos PDF bien copiándolos en el teléfono o enviándolos por email a la dirección @kindle.com de tu cuenta (puedes ver cuál es en los ajustes de la aplicación o en la cuenta en Amazon.com).

La ventaja es que en tanto el móvil siempre va en el bolsillo, también lo está el manual de la cámara -o cualquier otro documento de referencia; el formato digital además permite hacer búsquedas, no ocupa espacio y no se arruga.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — Mario

Yo solía encontrarme con que tenía necesidad de usar los manuales cuando no los tenía delante. Por ello hace tiempo que almaceno todos mis manuales en Evernote; de este modo los tengo a mano en el iphone, bien catalogados y fácilmente accesibles.

#2 — felipem

Otra opción es fotografiar el manual y llevarlo en la cámara, además éste sí que tiene opciones de zoom.

#3 — Jota

Yo también empleo la opción de Mario, he adjuntado el manual de mi EOS a un documento de Evernote (en pdf) y lo llevo siempre a mano en el móvil.

Jota.