Por @Wicho — 18 de Mayo de 2015

Dos de película

No sé si me las creo todas, pero en el año en el que se celebrarán los 40 años de la invención de la primera cámara digital, que a la larga causaría una revolución como pocas, doce razones para seguir usando cámaras de las de antes.

Traducido, resumido, y adaptado de 12 Reasons Photographers Still Choose to Shoot Film over Digital:

  1. La fotografía en película ya era perfecta. Ahora sólo tiramos más y más fotos en busca de la foto perfecta, pero raramente se ven álbumes de fotos impresas como los de antaño.
  2. Mayor rango dinámico, que no tiene nada que ver con el exagerado efecto HDR que vemos en muchas fotos digitales sino con que la película, con un poco de habilidad en el laboratorio, permite reproducir mucho más fielmente una escena que los CCD y similares.
  3. Te hace ir más despacio. Disponer de 24 ó 36 disparos te hace pensarte más las cosas antes de disparar a lo loco.
  4. Las fotos en papel son para siempre… Y este es probablemente el punto en el que estoy más en desacuerdo, aunque es cierto que yo tengo siempre al menos dos copias de mis fotos repartidas por varios discos duros.
  5. Los productos de laboratorio huelen tan bien, cuestión de gustos, claro.
  6. No necesitas electricidad. Aunque quizás sí necesites pilas según la cámara que estés usando.
  7. Las fotos quedan mejor. Tampoco lo tengo claro, aunque sí es cierto que cuando disparabas Velvia o XP-1 positivado en película de color obtenías efectos que hoy hay que currarse de otro modo en Photoshop o similares.
  8. Una foto digital no es más que un mosaico de pixeles… Aunque una foto en papel también tiene su grano, quizás con más gracejo.
  9. Las cámaras analógicas son muy baratas, y esto es innegable.
  10. Te ayuda a ser diferente, suponiendo que la gente se de cuenta de que estás usando una cámara analógica. Y que le importe. ¿A ti te importa?
  11. Las imperfecciones molan, de ahí el éxito de la lomografía… O de los filtros de Instagram, que hacen que las fotos hechas con un móvil de varios cientos de euros a menudo parezcan hechas con una cámara de usar y tirar.
  12. La sopresa, el tener que esperar a revelar y positivar, el no saber qué va a salir de ese carrete, algo que mucha gente jamás ha tenido que hacer ya.
(Vía @airamzr).
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear