Por @Alvy — 22 de Febrero de 2017

La evolución del fotomatón ha llevado a la gente de la tienda Lego a crear esta especie de Legomatón, en el que basta posar con la cara sonriente para obtener un retrato personalizado en forma de mosaico de Lego.

Lo más divertido es que el resultado no viene ya montado, sino en una caja con 4502 piezas, incluyendo una base gris. Las piezas son «píxeles» unitarios, de cinco colores diferentes, y son las mismas para todo el mundo (supongo que personalizar la paleta de colores sería demasiado complicado). La fotografía pixelada que se entrega en papel sirve como guía para el montaje.

Dicen que en total se tarda unas tres horas en montar cada retrato, que luego puedes utilizar para asombrar a los amigos o decorar la casa, a modo de recuerdo. El precio es de 99 libras (unos 115 euros) y por lo visto está disponible de momento en la tienda Lego de Londres.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear