Por Masyebra — 6 de Octubre de 2009

Fotoperiodismo de bodas en LuzdeBoda.com
¿Un ejemplo de fotoperiodismo de bodas? © Luis Masyebra

Cuando uno da el salto a la fotografía profesional, muchas percepciones externas sobre el gremio se tornan diferentes. Es lo que me ha ocurrido a mí con LuzdeBoda y el concepto de fotoperiodismo de bodas versus la fotografía tradicional de este tipo de eventos. Siguiendo la traza de la entrevista a Fran Russo, debato el tema con Andrés Parro de Unionwep, investigo un poco y busco vuestra opinión sincera...

El fotoperiodismo de bodas es teóricamente aquel estilo por el cual el fotógrafo busca retratar un enlace matrimonial a través de imágenes naturales, huyendo -en la medida de lo posible- de los tradicionales posados y manteniendo cierta voluntad artística en su trabajo. Según la Wikipedia, el fotoperiodismo posee temporalidad, objetividad y narrativa - a lo cual se le añadiría el toque artístico que toda ceremonia requiere.

Tal y como yo mismo defendía en un artículo de la revisa FotoDNG, el concepto de fotoperiodismo es prácticamente coetáneo a la propia invención de la fotografía, y por tanto el fotoperiodismo aplicado a los enlaces matrimoniales debería ser ya tradición. Sin embargo, el sector de la fotografía de bodas en nuestro país ha parecido mantenerse hasta hace bien poco al margen de este estilo de retratar la actualidad social. Sin duda, es un sector muy denostado por otras líneas fotográficas. Llama la atención que Unionwep, la primera asociación de fotoperiodistas de bodas de Europa, naciera en España. Si preguntamos a Andrés Parro sobre si este estilo es mito o moda, su respuesta es dual:

Para el fotógrafo clásico de bodas sí es una moda. Para el no-clásico no es una moda, sino un concepto, una variante, una alternativa. Llamémosle fotoperiodismo, foto de autor, fotografía artística de boda... como quieras, pero no es una moda, sino un estilo que acaba de llegar a Europa como otras tantas influencias. Y Unionwep lo quiere transmitir.

Sinceramente, pongo en entredicho las opiniones de los que decimos practicar el fotoperiodismo de bodas, por la sencilla razón de que nuestra perspectiva está sesgada por la clientela con la que tratamos, la cual en su mayoría llega a nosotros precisamente buscando ese supuesto estilo. Pero lo cierto es que si preguntamos a laboratorios, encuadernadores y demás actores teóricamente imparciales, muchos dicen que la naturalidad es algo cada vez más buscado por los novios.

En teoría, el fotoperiodismo de bodas nace en EE.UU. Si el fotoperiodismo es una moda, no deberíamos encontrar demasiadas referencias al término. Sin embargo, revisando los fantásticos DVD's de Masters of Wedding Photography, la supuesta novedad se difumina. Denis Reggie dice haber acuñado el término hace ya varias décadas. Por su lado, la WPJA (Wedding Photojournalist Association) cuenta con cientos de asociados a nivel mundial -aunque la mayoría son norteamericanos- que suscriben teóricamente el concepto. Si lo midiéramos por el número de adeptos, el fotoperiodismo de bodas no parece ser tal moda, sino más bien una corriente consolidada.

En el otro lado de la balanza me he encontrado con muchas críticas desde el propio gremio de fotógrafos hacia este tipo de trabajos, alegando que se fuerza demasiado la estética de la instantánea, se emulan fondos irreales o se busca un impacto cortoplacista que poco o nada tiene que ver con la auténtica fotografía duradera y técnicamente notable. Según esta corriente de opinión, el fotoperiodismo de bodas no sería sino una especie de patraña perecedera. Por cierto: no deja de sorprenderme la especial virulencia de algunos comentarios al respecto... entre colegas de profesión.

Y vosotros: ¿qué opináis?

Anotaciones relacionadas:

  • UnionWep, reportajes de boda con magia
  • Entrevista a Fran Russo: La vida como fotoreportero de bodas (I)
  • Entrevista a Fran Russo: La técnica del fotoreportaje de bodas (y II)
  • Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

    23 comentarios

    #1 — Sergio Real

    Yo en mi opinion, y puesto que estoy dedicandome a ello entre otras cosas, creo que la fotografia de boda debe tener un poco de todo y me explico.

    Hay momentos en los que es necesario ser un reportero mas que un fotografo, por ejemplo antes de entrar al enlace, cuando termina el enlace y se estan felicitando con sus familiares o amigos, durante el banquete, etc. y ahi se pueden obtener fotografias inolvidables.

    Y otros momentos en los que los novios deben posar como se ha hecho tradicionalmente, y es el fotografo quien debe conseguir el ambiente mas agradable para que ellos esten relajados y parezca que no estan posando, pero esto es como en cualquier sesion de fotos, y no con todo el mundo tiene el mismo resultado.

    De todas formas los extremos no llevan a ningun sitio y creo que siempre hay que saber mezclar lo mejor de cada estilo para conseguir los mejores resultados.

    #2 — albert

    Hoooola!!

    Pues no sabia que las bodas que he realizado eran "fotoperiodisticas" :-) . . .

    Creo que cada fotografo tiene su estilo . . . yo en BBC y otros eventos siempre he tenido el mismo estilo fotoperiodistico . . . no obstante, algun que otro posado tambien me lo piden . . .

    A mi, personalmente, me ha influenciado el fotoperiodismo en general, y supongo que a la hora de aplicar los conocimientos fotograficos, tire más hacia el fotoperiodismo, sea qual sea el encargo . . .

    Saludos!!

    #3 — g

    Yo no tengo mucha idea de fotografía ni de bodas, pero las fotos "tradicionales" me parecen un tostón, miradas artificiales, situaciones forzadas, etc. Yo cuando me casé, pedí a los invitados que fueran ellos los que hicieran las fotos, y salieron a nuestro gusto... en otras bodas en las que he estado, el fotógrafo se va después de salir de la iglesia/ayuntamiento, y no hace fotos en la comida, baile, copas de después... ni siquiera de los invitados, ni de los sitios, con una visión más natural de alguien que estuvo allí, y no el que se puso en medio de todas las fotos.

    #4 — victor

    Hola,
    pues precisamente de este tema estaba yo buscando información.
    Personalmente creo que el estilo de un reportaje de bodas debe ser en consonancia con el estilo de la pareja.

    Lo ideal es que un fotógrafo marque su propio estilio y que el cliente acuda a él precisamente por eso, aunque la pela es la pela, yo si finalmente decido dar el salto a pro, intentaré marcar un estilo propio y ofrecer ese punto de vista.

    Personalmente me encanta el trabajo que realiza Fran Russo.

    #5 — chamaruco

    El cliente manda... el que pueda "mantener su estilo" tiene mucha suerte hoy en día.

    Nosotros hacíamos fundamentalmente ese tipo de reportajes en los que no "nos metemos" en prácticamente nada, intentando que el estilo sea el más natural posible... hasta que cambiamos de sitio y los requerimientos de los clientes cambiaron. Y volvimos a tener que hacer cosas que hacía 10 años que no hacíamos y algunas que ni siquiera habíamos hecho de lo "pasadas de moda" que se consideraban donde trabajabamos antes...

    Ahora parece que se impone otra vez el estilo "natural" o "fotoperiodistico" o como lo quieras llamar...

    Aunque estoy con el que dice que conviene tener un poco de todo, que nunca se sabe.

    #6 — carlos

    A mi me parece bien puesto que ahora vas a las bodas y todo dios pasa del fotografo, estan mas pendientes de hacerse la foto con sus camaras que de atenderte a ti. Aun asi es muy chungo hacer toda una boda asi porque hay novios que aunq les hagas posar te salen con ojos cerrados y gañotas no te quiero ni contar cuando los pillas espontaneamente. A mi me parece un buen concepto pero prefiero asegurar la faena con las poses que jugarmela haber lo que saco. A parte cada vez me sorprendo mas con los novios porque ultimamente me encuento que las parejas contra mas jovenes tienen gustos mas clasicos no os pasa a vosotros?

    #7 — ines

    Pues sí, yo también soy de las que opina que ni blanco ni negro, que para eso hay un montón de grises...
    El fotoperiodismo es un buen punto de partida (desde luego para mi es "el" punto de partida), porque al fin y al cabo se trata de narrar con imágenes el día de la boda de alguien y atrapar esos momentos "noticiables" siguiendo con los términos periodísticos.
    Por otra parte un poco de posado no le hace daño a nadie, y con un poco de práctica y un par de chistes los novios se sueltan y posan más naturales ;)

    #8 — Alejandro Mármol

    Creo en mi humilde opinión, que el fotoperiodismo de bodas es otra forma de entender la fotografía, es hacer algo diferente, pasar de lo típico a lo que estamos acostumbrados a ver en españa (fuera de ella no).

    La posada?pues está bien según que novios y donde, pero creo que para llegar a eso la mejor manera es conocerlos, y bueno si es necesario sacamos de la chistera unas risas y punto jejeje.

    #9 — Andrés Parro

    Una vez mas me sorprendo... es incleible como en tan poco tiempo el concepto de boda esta cambiado en España y muestra de ello son los mensajes aquí mostrados y los mail que he recibido en solo unas horas desde la publicación de este post.

    Ya lo decíamos en Unionwep, algo esta cambiando, llámese fotoperiodismo de boda o a mi parecer como mejor lo describe mi amigo Arturo Macias "fotoexpresionismo de bodas".

    Gracias por tantas felicitaciones.

    #10 — Gerard

    Pues la verdad yo prefiero el estilo fotoperiodismo. Hace poco he podido comprovar la diferencia entre el estilo tradicional i este (en EEUU de boda de unos amigos con este fotografo http://www.ronmphoto.com) i la verdad prefiero el no tradicional, mil veces, si que és cierto que fotos tradicionales de recuerdo siempre van i tienen que haver creo yo...pero un poco de originalidad no hace daño a nadie

    #11 — Gerard

    Pues la verdad yo prefiero el estilo fotoperiodismo. Hace poco he podido comprovar la diferencia entre el estilo tradicional i este (en EEUU de boda de unos amigos con este fotografo http://www.ronmphoto.com) i la verdad prefiero el no tradicional, mil veces, si que és cierto que fotos tradicionales de recuerdo siempre van i tienen que haver creo yo...pero un poco de originalidad no hace daño a nadie

    #12 — Pau

    Muy buen artículo Masyebra!
    Nosotros también creemos que hay potencial en las fotos de la boda. Sobretodo en las fotografías que los invitados sacan -más ahora que casi todo el mundo lleva una cámara al evento.
    Por eso hemos lanzado Olapic en EEUU y en España!

    Olapic ayuda a parejas a reunir, compartir y recordar las fotos de los invitados del día de su boda.

    Y ahora mismo estamos buscando partnerships con fotógrafos profesionales porque nos podemos beneficiar conjuntamente combinando ambos servicios!

    :D

    #13 — JESUS JIMENEZ

    Interesante artículo. En mi opinión el fotoperiodismo de boda es el reportaje que documenta y hace recordar en el tiempo todo lo que pasó el día de la boda. La visión artística que pueda tener cada fotógrafo es personal y normalmente se adapta a lo que solicita el cliente. Mi trabajo por ejemplo, es una mezcla de fotoperiodismo (documental) y fotos de pareja (naturales, originales...pero fotos de pareja) como casi la mayoría de los reportajes que he visto en ésta nueva tendencia en España. También es verdad que ésto practicamente acaba de empezar y que habría que ver como evoluciona en unos años. Seguramente se irán perdiendo cada vez más las fotos de pareja y el público irá valorando la dificultad y el grado de artista que se requiere para hacer un buen DOCUMENTAL FOTOGRÁFICO DE BODAS. Saludos

    #14 — JESUS JIMENEZ

    Interesante artículo. En mi opinión el fotoperiodismo de boda es el reportaje que documenta y hace recordar en el tiempo todo lo que pasó el día de la boda. La visión artística que pueda tener cada fotógrafo es personal y normalmente se adapta a lo que solicita el cliente. Mi trabajo por ejemplo, es una mezcla de fotoperiodismo (documental) y fotos de pareja (naturales, originales...pero fotos de pareja) como casi la mayoría de los reportajes que he visto en ésta nueva tendencia en España. También es verdad que ésto practicamente acaba de empezar y que habría que ver como evoluciona en unos años. Seguramente se irán perdiendo cada vez más las fotos de pareja y el público irá valorando la dificultad y el grado de artista que se requiere para hacer un buen DOCUMENTAL FOTOGRÁFICO DE BODAS. Saludos

    #15 — Isidro Solís

    La pasada primavera les ofrecí hacerles un trabajo de bodas a unos amigos. Buscaba mostrar fotografías que huyesen de posados típicos y que mostrasen la cara natural de las personas. Era mi primer trabajo en bodas y no salió tan mal. Al final, los novios quedaron encantados y me dijeron que les había gustado más que lo ofrecido por el estudio profesional. Sí, es cierto, el fotógrafo "oficial" llevaba mejor equipo y sus fotos serían de mayor calidad, pero yo buscaba ofrecer a los novios algo distinto.
    Sorpresa la mía cuando hoy encuentro este post y veo que no es solo cosa mía, sino que es toda una variante artística de la fotografía de bodas.

    #16 — Tomás

    Los buenos retratos (prefiero llamarlo así) siempre que no tengan esa apariencia de pose típica o extravagante pueden ser un muy buen complemento junto con el fotoperiodismo que tanto nos apasiona y a mí el primero.

    Una mirada, un instante y no necesariamente porque el novio/a lo haya pedido, simplemente al fotógrafo también le apetece, si hay química debe de salir bien.

    Un saludo a todos y que "viva el fotoperiodismo"

    #17 — paco

    pues la foto que habéis puesto no me parece un ejemplo de foto profesional (con esos halos y ese enfoque forzado) ni mucho menos de fotoperiodismo (manipulación prohibida).

    #18 — Juan Alonso

    Me parece un género estupendo. Yo se que aqui ya lo están haciendo: http://diez-bordons.com/

    #19 — Masyebra

    Gracias Pau!
    Oye, no se hable más y tomemos un café, ¿no? Interesantísimo modelo de negocio...

    #20 — Sergio Hdez.

    Yo no soy profesional, soy "aficionado avanzado" y muchos amigos me piden que haga fotos en sus bodas "diferentes", aparte de que haya -o no un- profesional a cargo, y la verdad, se complementa muy bien:

    Yo suelo "perderme" las fotos oficiales con la familia, el baile, y esas cosas (igual porque ando bebiendome un wiskycito) y por otro lado, consigo muchas fotos bonitas "a traicion" que tienen un sabor distinto de las "oficiales" (uso un 18-300mm. incluso en bodas, me gusta que no me sientan llegar).

    Al final, creo que esa combinacion es lo mejor: Uno hace fotos oficiales, con su flash y sus poses, asi no fallas, y otro va mas por libre, luego se juntan las dos series, y sale un reportaje a gusto de la suegra y del novio punky.

    #21 — David Anton

    Lo ideal sería que el cliente tuviese una idea clara de las opciones. Esto no es así aunque el cliente suele tener una idea preconcebida y muy sesgada.

    Considero importante mostrar las posibilidades al cliente, informarle y después argumentarles sobre nuestra opinión al respecto.

    De un buen fotógrafo saldrán buenas fotos sea cual sea el estilo y el fotógrafo siempre podrá plasmar su marca personal en estas, pero la influencia del fotógrafo en el transcurrir del día de la boda depende mucho del estilo escogido. Hay fotógrafos que organizan la boda de principio a fin y por muy horroroso que esto nos parezca... hay parejas que así lo quieren.

    Pienso que nuestro deber es informar y la elección es cosa de la pareja, al fin y al cabo casi siempre escogerán lo que les recomendemos.

    Interesante artículo

    David

    #22 — Pablo

    Es una necesidad que exista este tipo de fotografía, porque era una necesidad no cubierta de cierto tipo de gente, que nunca querría una sesión de fotos "clásica", entre los que me encuentro.

    A mí personalmente me hizo la sesión un crack de Valencia, Josep Alfaro. No pude quedar más contento. Podéis ver su trabajo: http://www.fotografogandia.com

    Desde luego no creo que hubiera pagado por una sesión normal, creo que hubiera preferido que algún amigo con algo de idea hubiera hecho las cuatro fotos de rigor. Si no te gusta el resultado parece ilógico contratarlo, no? Por eso existe esta corriente, supongo.

    #23 — Jesus Ortiz

    Un tema complicado e interesantisimo, llevo poco tiempo dedicandome profesionalmente a esto aunque si bastante haciendo bodas, influenciado por los viejos canones lucho contra ellos intentando intervenir lo más mínimo en la fiesta, aunque los mismos protagonistas que te han reclamado fotos improvisadas, cuando detectan tu cámara, dejan de ser naturales.

    Personalmente comulgo con esta nueva tendencia "fotoperiodistica" pero en su justa medida, hay momentos, en exteriores por ejemplo, que la pareja está para el fotógrafo y este si ha de "dirigirlos" para conseguir imagenes más esteticas.