Por Nacho Palou — 5 de Octubre de 2009

canon-eos-7d-1.jpg

Este fin de semana he tenido ocasión de utilizar y probar un poco la Canon EOS 7D. No tanto como me habría gustado, pero sí lo suficiente para comentar algunas primeras impresiones sobre ella, aunque apenas he podido procesar imágenes raw debido a que Lightroom aún no es totalmente compatible con los archivos de la 7D. Según Adobe es capaz de leerlos (y así es) de forma preliminar, en beta.

Ante todo, aunque la 7D tiene muchas características chulas y novedosas no esperes que por sí sola mejore tus fotos ni pienses que vas a ver cosas espectaculares al abrir las imágenes en el ordenador, sobre todo si la comparas con cualquiera de las otras EOS con sensor APS-C más o menos recientes. Sí que las verás más grandes (18 megapíxeles), y dependiendo de tu habilidad podrás apreciar o no alguna mejora especialmente utilizando valores ISO altos -llega a 6400 y hasta a 12800 equivalente con el modo H. Pero en lo que a la imagen resultante se refiere, poco más -o al menos que yo haya podido ver de momento.

Es una cámara llena de gadgets y opciones, que va un paso más allá en la calidad de construcción -en la aparente, al menos- y que, sobre todo, va como un tiro gracias a que incorpora dos procesadores Digic 4 y a que es compatible con tarjetas Ultra DMA, como las SanDisk Extreme y Extreme Pro. En concreto la estoy probando con una Extreme Pro de 32 GB UDMA, que tiene una velocidad de acceso a memoria de 90 MB/s, el doble de lo que alcanza una Extreme IV de la misma marca. Este tipo de memorias son especialmente adecuadas para cámaras como la 7D, compatible Ultra DMA y con grabación de vídeo HD (1080p), aunque tampoco es imprescindible salvo que realmente necesites velocidad.

Volviendo a la 7D y empezando desde fuera, el aspecto y tacto de la cámara es muy bueno, robusta en todas sus partes incluyendo las piezas de plástico normalmente más ligero, como las tapas de batería y tarjeta de memoria o la parte móvil del flash incorporado. Está tan bien construida que parece a una Nikon -o una 5D Mk II para que nadie se ofenda.

(Curiosamente, a mi juicio, el cargador de la batería resulta algo más birrioso que el que venía con la 40D.)

Aunque el tamaño es prácticamente el mismo que el de una 50D (la 7D es algún milímetro mayor de alto y largo) su aspecto es más compacto debido a su formas más suaves. En lo que sí crece la 7D es en peso ya que ha engordado casi 100 gramos, pasando de los 730 gramos de la 50D sin batería a los 820 gramos. Esto son 10 gramos más que una EOS 5D Mark II.

Probablemente una buena parte de ese peso se va en el nuevo prisma del visor. El aspecto y forma del visor y de la prominencia que lo alberga es más perecida a la de las EOS sin flash a pesar de llevarlo integrado. El nuevo visor ahora proporciona una vista muy luminosa y amplia, con una cobertura del 100%. Lo que se ve por el visor es exactamente lo que llega al sensor, aunque la diferencia en otras cámaras Canon EOS es mínima y en realidad casi inapreciable.

Siguiendo por el visor, una característica que me encanta es la posibilidad de habilitar retículas en éste como ayuda para la composición -tiene dos posibilidades, regla de tercios y otra más densa- sin necesidad de cambiar la pantalla físicamente. El visor además contiene mucha más información y -opcionalmente- los puntos de enfoque (19 seleccionables) sirven también con indicador de nivel, es decir, señalan el grado de inclinación de la cámara.

Este nivel digital también aparece en pantalla (LCD) al pulsar el boton INFO, y también puede superponerse al utilizar la función LiveView (modo de visión en directa) y al grabar vídeo - la parte del vídeo apenas la he probado, así que de momento poco que comentar aquí.

Una cosa que me ha gustado mucho es que permite compensar la exposición en +/- 5 pasos, lo que ahorra hacer cambios manuales en los ajustes si se planea generar una imagen con varias exposiciones. Haciendo un ahorquillado de exposición se puede ajustar en +/- 3 pasos.

canon-eos-7d.jpg

La disposición de los botones posteriores mejora notablemente, especialmente el de encendido (que pasa a estar bajo el selector de modos) y los de manejo, que pasan a estar a la izquierda de la pantalla LCD, listos para ser usados con el pulgar izquierdo. La pantalla, por cierto, sí que mejora notablemente la calidad de la imagen (y su luminosidad se ajusta automáticamente según la luz ambiente). El tamaño es el mismo, aunque parece más pequeña porque no tiene marco negro, como otros modelos.

Aparecen nuevos botones que dan acceso a funciones habituales o nuevas (como la grabación de vídeo y activación del LiveView), acceso directo al cambio de modo y calidad de imagen y acceso rápido (botón Q, de quick) a los parámetros con los que se va a hacer la fotografía. El botón M-Fn, de libre asignación, por defecto está configurado para bloquear la exposición del flash aunque se puede cambiar. También sirve para seleccionar los modos del sistema de enfoque automático. Hay que acostumbrarse a usarlo, porque no es fácil encontrarlo al tacto por su posición y pequeño tamaño, que además hace que resulte un poco agresivo pulsarlo.

En el dial de modo desaparecen los modos preestablecidos (retrato, deportes, nocturno...); en su lugar el modo CA (creative auto) es una especie de modo automático que permite cambiar conceptos para aquellos que saben menos. Por ejemplo que el fondo salga más o menos borroso se elige con un deslizador, en lugar de cambiando manualmente el diafragma. El resto se mantiene igual, con los modos personalizados (C1, C2, C3).

Otra función que me encanta que incluya es el disparo remoto de flashes Speedlite sin necesidad de añadir un emisor de radio en el zócalo del flash -si, eso ya lo hacen las Nikon y otras. Así, desde la cámara es posible controlar uno o más flashes externos, para que se activen junto con el flash integrado o de forma independiente.

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

14 comentarios

#1 — Manuel Bordallo

Hola, tan sólo quería felicitarte por la reseña y la rapidez con la que nos llega.

Es un ayuda increible poder leer información de primera mano cuando estás pensando cambiar de cámara.

Un saludo, Manuel.

#2 — Kote

Muchas gracias por este primer acercamiento, llevo semanas leyendo información en inglés y se agradece encontrarla en nuestro idioma, y sobre todo de la forma tan clara y detallada como tu lo haces.

No sé si la cámara es comprada por ti, pero en este caso, ¿Pensaste en una MarkII?, ¿crees que es la mejor APS-C en el mercado?

gracias

saludos

#3 — Javier Falcó

Hola, has escrito..."El nuevo visor ahora proporciona una vista muy luminosa y amplia, con una cobertura del 100%. Lo que se ve por el visor es exactamente lo que llega al sensor, aunque la diferencia en otras cámaras Canon EOS es mínima y en realidad casi inapreciable."

Me gustaría que me aclararas una cosa. Que el visor tenga una cobertura del 100% imagino que significa que abarca todo lo que se ve, pero sigue siendo una imagen reducida en escala como le pasa a todas la APS-C. ¿no?. Me refiero a que no estas viendo por el visor como en las Full Frame. (tamaño real) ¿Me lo puedes aclarar?. Gracias y felicitarte por esta entrada que se agradece mucho, para valorar en su justa medida esta nueva máquina. Salu2

#4 — Pelambres

Parece una gran cámara, desde luego.

Sólo quería comentarte tu fina ironía con el comentario "Otra función que me encanta que incluya es el disparo remoto de flashes Speedlite sin necesidad de emisor de radio –si, eso ya lo hacen las Nikon"

Je, je, más vale que no presumáis tanto Canon ni Nikon, éso ya lo hacía Minolta como mínimo hace 8 ó 9 años (Minolta Dynax 7) y no sé si quizá algún modelo anterior. Lástima de desaparición de la marca.

Besos y abrazos.

#5 — iker

Un pequeño apunte sobre el comentario

"Otra función que me encanta que incluya es el disparo remoto de flashes Speedlite sin necesidad de emisor de radio "

En realidad, el sistema de canon para disparar sus flashes remotamente no usa emisiones de radiofrecuencia, si no destellos de luz infraroja.

#6 — Mario

me parece un la camara mas mala que una compañia pueda sacar. La nikon d90 la deja a tras por la mitad del precio, y si de paso sigo conprando camaras canon con sensor Sony prefiero una sony alpha 500 o 700 que hace lo mismo por menos dinero.

canon va cada ves mas mal.

#7 — Nacho

#1 Manuel, gracias, esa es la idea

#2 Kote, sí es comprada por mí, y sí eso ponía en mi hucha: 5D Mk II.

Las dos son magníficas, pero cada una tiene su carácter. En mi caso elegí la rapidez y el nervio de la 7D. Gano algunos milímetros a las focales y me ahorro algo de dinero, más que nada porque sé que el cuerpo es muy pasajero. Creo que por lo que cuesta -a mí personalmente– me encaja más.

#3 por el visor ves lo mismo que ve el sensor o menos, pero no más. La diferencia entre lo que ve un sensor de tamaño completo y lo que ve un APS-C o APS-H (1D) es tan grande que el visor no serviría para nada a efectos de composición.

#4 ¡Cierto!
(las Minolta no han desaparecido, viven dentro de las Sony Alpha)

#5 no digo que sea por radio, sino que los disparadores remotos externos más populares utilizados para disparar remotamente los flashes (como los Cactus o Pocket Wizard) van por radio. Por tanto si tienes flashes Speedlite (no otros) ya no te hacen falta –salvo que haya obstáculos por medio.

#8 — iker

Bueno, pues entonces debo decir que antes tampoco era necesario un emisor de radio, bastaba con un ST-E2, que va por infrarojos ;)

Un saludo.

#9 — Nacho

#9 igualmente, la idea es que no es necesario acoplar ningún tipo accesorio, ni emisor de infrarrojos, ni emisor de radio, ni disparar obligatoriamente el flash incorporado para activar las células fotosensibles de otros. Ni colocar un cable ni utilizar 580 EX para controlar otros Speedlite.

¿Nos hemos dejado algún método ;-)?

#10 — Oscar

Gracias por este post, estoy en vias de cambiar mi 400D y estoy entre la D700, 7D ó la 5D MarkII y creo quo por precio y prestaciones me quedo con la 7D.
Saludos

#11 — porlajeta

Te agradezco la información sobre este "bicho" je, je, pero de momento me quedo con mi Pentax. Tuve la oportunidad de trastear con varias Canon y Nikon el pasado año y por lo que leo, aunque hay mejoras, no sube tanto de opciones como para justificar el desembolso.

Un saludote y seguir así

#12 — Mikel Aranburu

Hola, agradecería que alguien comentara la prestación de grabación de vídeo de la 7D. De hecho, aun reconociendo que la prueba es interesante, creo que no analizar el vídeo la deja paticoja, pues precisamente es el vídeo la característica principal (¿única importante, en realidad?) que distingue a la 7D de las 40 y 50D. El cambio de denominación no engaña a nadie, pues es evidente que la barrera que separa a la 5D MarkII de la 7D es el sensor full frame y sigue ahí. Un saludo.

#13 — Nacho

#12 Gracias por tu comentario Mikel - efectivamente el tema del vídeo se ha quedado totalmente fuera del post, principalmente por mi desconocimiento hacia el tema y porque hasta el momento de escribirlo prácticamente ni lo había probado.

Sí te puedo decir que es bastante cómodo acceder a la función y que está llena de opciones interesantes que facilitan su uso, como un modo de enfoque automático durante la grabación con detección de caras (modo :-) Directo) que mantiene el foco en los rostros de las personas que están en el encuadre.

También tiene varios modos tanto de resolución (hasta full HD, 1080p, 1920 x 1080 píxeles) y velocidades con 24, 25, 30, 50 y 60 fps por segundos. Hay control manual total durante la grabación de vídeo -excepto que la velocidad de obturación no puede ser menor que 1/30 para full HD y 1/60 para 50 o 60 fps, que es a 720p.

Los modos Av y Tv no afectan al vídeo, únicamente, auto, M o P; el ISO máximo en vídeo son 6400 -no se puede grabar vídeo en modo H, equivalente a ISO 12800. Se puede hacer un bloqueo de exposición y ajustar el enfoque durante la grabación pulsando el disparador hasta la mirad con el modo AF Directo.

La calidad del vídeo resultante es muy buena. Como ya comentamos en EOS que graban vídeo: ¿5D ó 7D? que no sea full frame es una ventaja para el vídeo ya que a) el tamaño del sensor APS-C casi calca el tamaño de los sensores de las cámaras digitales de cine de 35 mm y b) facilita el enfoque y uso en vídeo de tipo "reportaje" al proporcionar más profundidad de campo. También tienes más opciones de vídeo que la 5D Mk II.

Los vídeos son . MOV y pueden editarse fácilmente con programas sencillos como iMovie HD (parte de iLife de Apple) o el EOS Movie que viene incluido. No necesitas Final Cut ni nada complejo para hacer cosas chulas; en la edición de vídeo (con iMovie, por ejemplo) se puede ajustar la exposición, el tono, etc.) y la velocidad.

Respecto a tu comentario sobre la numeración, es muy común pensar que las EOS XD son siempre full frame, pero no: la 1D no es full frame, sino APS-H, un tamaño algo mayor que el APS-C y algo menor que un full frame; la numeración tiene más que ver con el segmento al que Canon dirige la cámara y hace tiempo ya se especulaba con ese cambio de numeración por el salto cualitativo. Igual que 1000D refuerza la gama medio-baja la 7D refuerza la zona media-alta, aunque todavía está por ver si en sustitución o en compañía de las XXD (50D, actualmente)

#14 — Mikel Aranburu

Hola, Nacho, esto ya es otra cosa. Tus comentarios me parecen acertados y creo que me hago una idea muy ajustada de lo que da de sí la grabación de vídeo. Por ejemplo, el dato de qué modos de exposición afectan al vídeo es la primera vez que lo veo, pues en los test que he mirado obvian un dato tan importante como ése. Corro a mirar el apartado "EOS que graban vídeo: ¿5D ó 7D?", pues desconocía su existencia. Gracias por tu trabajo, que facilita una opción correcta de compra.