Por Nacho Palou — 17 de Septiembre de 2008

Principia Mathematica / Newton

...O porqué es mejor transportar la cámara sin ningún objetivo colocado:

Packing Your Cameras and Lenses Properly: Do Not Attach Your Camera and Lens - Cuando guardes tu equipo deberías pensar en Sir Isaac Newton y su ley que dice que un objeto conservará su estado de reposo o movimiento hasta que otra fuerza le obligue a cambiar de estado. [...] Lo que significa que si la bolsa recibe un golpe lo suficientemente fuerte como para llegar a la cámara o al objetivo colocado en ésta, tal fuerza buscará la salida pasando de un objeto a otro. Y probablemente la encontrará por la parte más débil del conjunto, que es la montura de unión entre ambas partes.

Lo normal es pensar que llevando una lente colocada en el cuerpo de la cámara se está preparado para hacer la foto rápidamente. Cuando la realidad es que, como diría el corolario de Murphy para los fotógrafos, "nunca se tiene colocado el objetivo adecuado", como se apunta en un comentario.

(Vía Photo News Today.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

7 comentarios

#1 — Luis Masyebra

No solo eso: cuando ves cómo intercambian objetivos algunos profesionales, yo alucino. Parece que para ellos no existe el polvo ni las rayaduras...

Siempre he pensado que soy un poco histérico con estas cosas, pero tu post me alivia el espíritu: este tema es de cajón de madera. ;D

#2 — Juan Ignacio Iglesias

Pues, si tuviera que dejar un objetivo colocado, dejaría el 50mm f/1.8 perooo como no lo tengo, dejo el Nikkor 18-55mm f/3.5-5.6 DX

#3 — Avermarcos

La teoría del post se contradice con el corolario de Dustman:

La cantidad de morralla que atrae el orificio abierto de una cámara fotográfica es directamente proporcional a la cantidad de veces que cambias de objetivo, y cuyo valor se corresponde con la fórmula ß*π

Donde ß= la cantidad de veces que observas que para esa foto te bastaba el 18-55

#4 — Jose

No son lo mismo desplazamientos del día a día que un viaje.

Para un viaje pudiera ser conveniente (aunque sospecho que más sufre las monturas cuando la llevas al hombro, posas, le das pequeños golpes...), así como en esos casos además llevas la bolsa a rebosar con todo lo que pudiera hacer falta.

Para el día a día, la bolsa con lo mínimo y el objetivo que más uses montado (si es posible, claro, los paparachis no podrán je je).

Aunque todos sufrimos con nuestras máquinas, aguantan más de lo que quisiéramos ver, como sucede con los portátiles.

#5 — Avermarcos

Supongo que no es una anécdota muy original, pero allá va.

No hará un mes, en una famosa tienda de electrónica, encuentro una tarjeta de memoria de varios Gb por 6 euros con el envase roto, en el carrito de los chollos.

Delante de la cajera me da por probarla en la cámara por aquello de que siendo un chollo... la meto en la mochila y olvido cerrarla. Me la echo a la espalda y al minuto se oye un estruendo que parece que se ha caído la balda de todas las versiones de World of Warcraft entera. Mi flamante Nikón se había pegado lo que técnicamente se suele llamar "un hostión del carajo".

Pues bien: como el primer día. Un bollo en la parte inferior importante, pero ahí la tienes, como una leona. Ni un fallo.

Moraleja: en las mochilas para cámaras, la tela en forma de "bolsa" que hay en la parte inferior sirve para sujetar la cámara si no cierras la cremallera, aunque por defecto la forma de los compartimentos haga pensar que tenga que ir en la parte superior... ¡La cámara siempre abajo! ;)

#6 — Nacho Palou

#5 Avermarcos... ¡ouch!

¿conseguiste al menos el chollo de la tarjeta de memoria? ;-)

#7 — Cosmopolitasur

Que no es por desconfiar peeeeero, ¿Alguien cree que un golpe capaz de afectar a la montura del objetivo no va a dejar mucho antes tocado el mecanismo del espejo?

También confieso que eso lo dice alguien que lleva su Pentax k100d en la MTB y que lo que hace justo después de levantarse del suelo después de una buena ostia es comprobar si se ha roto algo... en la bolsa de la cámara. ;)