Por @Wicho — 9 de Junio de 2004
Esta semana, en concreto el pasado 7 de junio, se cumplieron 50 años de la muerte de Alan Turing, hecho que ha quedado prácticamente eclipsado a causa de la conmemoración del desembarco de Normandía, en el que Turing tuvo mucho que ver a causa de su trabajo en Blechtley Park para descifrar los mensajes secretos alemanes.

De todos modos, Turing es fundamentelmente conocido -o debería serlo- por ser uno de los pioneros de la informática; probablemente se le podría considerar el padre de la informática moderna gracias a su máquina de Turing.

Desgraciadamente, el que se hiciera pública su condición de homosexual hizo que después de la guerra la sociedad que había contribuido a salvar le volviera la espalda y terminó por suicidarse comiendo una manzana envenenada con cianuro, aunque en los últimos años se ha venido reivindicando su figura con diversos homenajes, y recientemente Business Week la ha dedicado un perfil dentro de una serie que está publicando sobre los grandes innovadores de los últimos 75 años.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear