Por Nacho Palou — 22 de Septiembre de 2015

En el anuncio de Actimel de Danone,

Según los expertos para convertir un propósito en un hábito hay que repetirlo durante 21 días.

Y aunque es verdad que se trata de un anuncio, tampoco está de más tener en cuenta que:

a)

En Forbes, Habit Formation: The 21-Day Myth,

Mucha gente cree que un hábito se obtiene al completar una tarea durante 21 días seguidos. Veintiún días realizando una tarea y de repente ¡voilà! se convierte en hábito. Nada más lejos de la realidad.

El mito procede de una mala interpretación de los trabajos del cirujano plástico Maxwell Maltz relativos a la percepción de la propia imagen. Maltz no determinó que 21 días convirtiera un propósito en un hábito. Pero hubo gente que deseó mucho que eso fuera verdad.

En University College London, Busting the 21 days habit formation myth,

El número mágico 21 se arrastra en muchos artículos sobre la formación de nuevos hábitos o sobre hacer cambios personales, pero poco se sabe acerca de los orígenes de esos supuestos «21 días».

Creemos que su origen está en la introducción del libro "Psycho-cybernetics" del cirujano plástico Maxwell Maltz, que en 1960 escribió que «tras una operación de cirugía plástica normalmente transcurren no menos de 21 días hasta que el paciente se habitúa a su nuevo rostro.»

No está claro cómo una evidencia anecdótica basada en la observación y no en el estudio de los pacientes de un cirujano plástico se convirtió en la creencia actual.

Una posibilidad es que el término habituar (acostumbrarse a algo) se confundiera en su momento con el término hábito (comportamiento adquirido por repetición).

b)

En Scientia, La verdadera historia del Actimel (I),

En 2009, Actimel recibió en Alemania, por el eslogan "Actimel activa tus defensas", el premio a la mentira publicitaria más insolente, un galardón que otorga Foodwatch, una asociación alemana sin ánimo de lucro que intenta defender los intereses y derechos de los consumidores alemanes y que, entre otras cosas, denuncia las prácticas publicitarias engañosas.

Según la OCU, Nuevo Actimel: diferente traje, mismo engaño,

No les basta con decir que sirve para reforzar tus defensas. Ahora el Actimel de Danone también pretende ser remedio para la astenia y el agotamiento físico o mental. Nada de esto tiene respaldo científico, pero un vacío normativo les permite seguir adelante con la publicidad.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear