Por @Alvy — 10 de Septiembre de 2017

Manuscrito Voynich

El Manuscrito Voynich es uno de esos misterios criptográficos de la antigüedad –se data en el siglo XV o XVI– sobre el que han circulado recientemente noticias acerca de su descifrado. Es uno de esos misterios criptográficos sobre los que han circulado mil estudios, donde no se sabe bien ni siquiera cuál es su origen, si es una falsificación o no… En fin, todo un «caso del misterio» para los amantes de los códigos, los libros antiguos y la historia. Se puede leer más sobre él en la colección Beinecke de Yale: The Voynich Manuscript:

Se trata de un libro de unas 200 páginas escrito en un alfabeto completamente desconocido, pero que supera algunas pruebas que indican que el texto y el código en que está escrito no son aleatorios… Pero sobre el que los expertos no han conseguido arrojar todavía ninguna luz.

La historia del manuscrito Voynich se remonta a hace siglos, y muchos de los grandes criptoanalistas del mundo intentaron descifrarlo sin éxito.

El asunto ha revivido un poco porque Un profesor llamado Nicholas Gibbs ha asegurado haber resuelto el enigma del texto, que además resultaría ser algo relativamente simplón «que a nadie se le había ocurrido». La noticia ha circulado por diversos sitios de información general y por muchos foros y redes sociales –generalmente de baja calidad– aunque se la han llegado a colar hasta a Ars Technica (aunque luego ha rectificado) mientras que otros sitios más especializados como Cipher Mysteries explicaban lo absurdo de esa solución.

Según Gibbs el código en el que está escrito no es más que una especie de taquigrafía del latín clásico, una versión abreviada de escritura (generalmente de palabras a letras y a veces a otros signos). En cierto modo sería algo así como si dentro de 300 años alguien se encontrara con una receta o informe médico actual sin demasiado contexto: algo como «TM RI» podría ser «tumor riñón izquierdo» (aunque quizá también «tasa de mortalidad de la radiación ionizante», vaya usted a saber). En el Voynich habría códigos como aq = aqua (agua), ris = radicis (raíz), con = confundo (mezcla), etcétera.

Voynich + Gibbs

El contexto y dibujos del libro (que lleva años escaneado a alta resolución a disposición de cualquiera que se animara a descifrarlo) indican que –para complicar la cosa– podría ser una especie de libro de consejos de salud para mujeres, quizá incluso sólo un índice, y que muchas de sus páginas son un recetario de medicinas o remedios diversos – lo cual puede cubrir desde lo espiritual a lo ritual y fantástico. Según la descodificación en un párrafo dice «las mujeres enfermas deben tomar baños», justo al lado un dibujo de una mujer haciendo precisamente eso.

Puede que el código fuera tan enrevesado por pura practicidad (como en el caso de médicos o taquígrafos), quizá porque era para uso propio, quizá para que nadie más pudiera leerlo. Los análisis matemáticos de los criptógrafos siempre han parecido indicar que tiene cierta estructura y que no son símbolos simplemente al azar.

Hay varios problemas con esta teoría: primero, que Gibbs no ha ofrecido la traducción de todo el texto – algo básico si lo has descifrado, ¿no? Segundo que la gramática resultante no es puramente latina, de modo que parece que la «traducción» está completamente forzada para que diga lo que el traductor quiere que diga.

Finalmente, la narrativa que rodea el asunto es un tanto confusa: el hallazgo no se compartió con la comunidad linguística, de historiadores medievales y criptógrafos; lo de que era una especie de tratado de medicina ya se sabía y su «descubridor» parece más interesado en grabar una serie para televisión que otra cosa.

Así que de momento parece que el secreto del Manuscrito Voynich seguirá guardado por algún tiempo más.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear