Por @Alvy — 8 de Julio de 2017

Desde ese pozo de sabiduría de alta mar que es el canal de JeffHK nos llega este vídeo que explica cómo es la maniobra de fondeo en los grandes barcos; más concretamente cómo se lanza y como se eleva el ancla y un montón de detalles curiosos al respecto.

Lo más curioso para los legos en la materia es que lo que mantiene al barco en su lugar no es que el ancla se quede «encajada» en algún lugar, sino el peso de la cadena y la fuerza horizontal («catenaria») que se ejerce mientras se arrastra por el lecho marino. En el barco del vídeo el ancla pesa 9 toneladas pero hay cadenas que llegan a pesar 90 toneladas. Con eso el barco suele estar bien seguro.

En el vídeo se describe toda la nomenclatura técnica relacionada con las anclas (los barcos más grandes suelen llevar tres: una en la popa y dos en la proa) y cómo son los métodos para «bajarlas» al fondo, mecánicamente o simplemente «usando la gravedad», así como para realizar el proceso inverso: levar anclas. Los barcos siempre se anclan en sentido opuesto a la corriente, por eso «miran» todos hacia el mismo sitio en las cercanías de los puertos.

Otro detalle a tener en cuenta son algunas reglas sobre cuál debe ser la longitud de la cadena del ancla: esto es importante para que el barco no se mueva debe haber mucha cadena oponiendo resistencia en horizontal; normalmente es entre 5 y 7 veces la profundidad de fondeo (según haya buenas o malas condiciones climatológicas). La longitud se mide o bien con un contador mecánico o con marcas pintadas en las cadenas. En algunos petroleros pueden llegar a medir hasta 300 metros.

Si todo esto no se hace con cuidado pueden suceder cosas bastante… llamativas, como las que se ven en el vídeo en 04:25. Cadenas que caen tan rápido que los mecanismos y el freno salen ardiendo. Además de esto hay que vigilar el barco constantemente mientras está anclado teniendo en cuenta la longitud del ancla (en cuya vertical además hay que poner una boya luminosa) y los barcos cercanos. A veces unos y otros cruzan las anclas y a la hora de partir se liaría parda.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear