Por @Wicho — 9 de Octubre de 2016

Estos días se está hablando mucho del huracán Matthew, pues ha estado sembrando caos y destrucción por el Caribe y la costa este de los Estados Unidos.

Matthew alcanzó la categoría 5, el máximo en la escala Saffir-Simpson, el 30 de septiembre de 2016; es el primero en alcanzar esta categoría desde el huracán Félix de 2007.

En este vídeo se puede ver cómo afecta a una construcción hecha con buenos materiales y, es de suponer, conforme a normativas, el viento que acompaña a cada una de las categorías de un huracán, y tras verlo es fácil entender por qué una ciudad llena de construcciones improvisadas como Jérémie en Haití ha quedado arrasada.

  • Categoría 1, vientos de entre 119 y 153 km/h.
  • Categoría 2, vientos de entre 154 y 177 km/h.
  • Categoría 3, vientos de entre 178 y 209 km/h.
  • Categoría 4, vientos de entre 210 y 249 km/h.
  • Categoría 5, vientos mayores o iguales a 250 km/h.

Por cierto que ciclón, huracán y tifón son distintos nombres para el mismo fenómeno; el cambio de nombre sólo indica en qué zona del planeta se produce.

(Vía Irreductible).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear