Por @Alvy — 22 de Marzo de 2016

Pop Quiz ClockEste próximo domingo experimentaremos el desplazamiento temporal de la primavera, uno de nuestros días favoritos por excelencia. Como cada año, sucede entre sábado y domingo pero se produce ya en el propio domingo.

En resumen: hay que adelantar una hora el reloj. Las 2:00 de la madrugada del domingo pasarán a ser las 3:00. Tendremos un día de tan solo 23 horas.

Este tradicional cambio debido al Horario de verano se realiza dos veces cada año; el opuesto se da el último domingo de octubre. Ahora mismo estamos «ganando» unos tres minutos de luz solar cada 24 horas, lo cual es toda una alegría para el cuerpo.

Este año ha sucedido como hecho curioso al respecto que un ayuntamiento ha decidido desobedecer el cambio de hora; al parecer uno de los eventos de la Semana Santa –en el que se ponen a tocar tambores sin parar– dura exactamente 104 horas; como este año la celebración va un poco «adelantada» coinciden ambos momentos, por lo que si continuaran tocando sin parar pero respetaran el cambio de hora tocarían una hora menos (!) Así que en vez de ajustar su tradición han decidido pasar por alto la norma y cambiar de hora la madrugada del lunes en vez del domingo. Esto podría dar lugar a extrañas situaciones «legales», pero al ser un sitio pequeño (Tobarra, Albacete y sin mucha actividad es improbable que nada raro suceda.

Time Zones

Otra propuesta que se ha escuchado con más fuerza este año ha sido la de eliminar las zonas horarias. La han planteado dos profesores de la Universidad Johns Hopkins: básicamente haría que la hora fuera distinta en diversos lugares del mundo y aunque para algunos más o menos coincidiera (Europa) para otros supondría acostumbrarse, qué se yo, a que lo «normal» es levantarse a las 03:00 para luego trabajar de 05:00 a 13:00, comiendo a las 09:00 algo así. Habría que «reprogramar» el significado mental de la hora y las actividades, según las diversas zonas. Esto puede parecer raro, pero sería más conveniente a nivel de Internet y del mundo globalizado en que vivimos. Ni que decir tiene que apenas ha tenido repercusión y en absoluto éxito.

En cualquier caso la «opinión de la calle» sobre el cambio de horario en primavera suele ser positiva: «la gente dice al día siguiente que se siente «con más sueño» pero también que se nota «genial» debido a que hay más horas de luz y actividad por las tardes.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear