Por @Alvy — 11 de Diciembre de 2015

Truchas y Truchos, qué engañados estáis, ¡ay!

«La ciencia ha hablado». Según un trabajo publicado por un equipo de la universidad de Binghamton (Reino Unido), los mensajes que acaban con un punto final, a diferencia del resto, son vistos por los destinatarios como menos sinceros.

Según parece esto se debe a que los mensajes cortos son tan cortos que buscamos «pistas adicionales» sobre lo que intentan transmitir. Esta sería la razón por la que nos gustan los emoticonos – o incluso por lo que preferimos que los mensajes acaben con «!» o incluso «?».

El experimento lo realizaron más de 100 estudiantes intercambiando 16 tipos de mensajes; cuando terminaban se les preguntaba por qué tal se sentían para comprobar si entre el uso o no de la puntuación había alguna diferencia – y ahí es donde destacó el punto final como algo que producía desconfianza. Para quien quiera entretenerse, he aquí la publicación completa en ScienceDirect: Texting insincerely: The role of the period in text messaging.

(Vía The Guardian.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear