Por @Alvy — 18 de Abril de 2014

Estas imágenes tomadas el otro día muestran el mayor rascacielos del mundo, el Burj Khalifa, grabado con las cámaras de los satélites Skybox que registran en vídeo todo lo que sucede a su paso, desde cientos de kilómetros en la órbita terrestre. Para apreciar lo que sucede en este clip tienes que usar la pantalla completa y subir la resolución (el icono de la ruedecita) a 1080p HD.

El clip son 30 segundos a tiempo real; esto se adivina en parte porque pueden verse los coches circulando por la autopista a velocidad normal, incluso un avión atraviesa la imagen. En el centro del cuadro está el Burj Khalifa, y a la izquierda queda su sombra. Sin embargo, algo extraño sucede... El edificio parece estar moviéndose mientras que la sombra permanece perfectamente estática. ¿Cómo es esto posible?

El secreto es fijarse en el resto de edificios: aunque son mucho más pequeños, el efecto es el mismo - en el Burj Khalifa, de 828 metros de altura, el efecto es más exagerado. Esto quiere decir que si la sombra no cambia el satélite está siempre en la misma posición entre el Sol y la Tierra, no sobre el mismo punto de la Tierra. El efecto lo han conseguido haciendo que «apunte» a un lugar en particular y vaya rotando mientras graba, aunque la tierra siga girando. En este sentido es un poco distinto a simplemente mantenerlo en la órbita completamente en vertical sobre el objetivo, lo que proporciona un resultado de lo más curioso.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear