Por Nacho Palou — 21 de Noviembre de 2012

El camuflaje óptico utiliza una cámara en la parte posterior del vehículo y un proyector que, utilizando un espejo, muestra lo que hay detrás del vehículo de forma superpuesta al asiento trasero, lo que permite al conductor ver lo que hay detrás del vehículo a través del vehículo.

Un ordenador se encarga de procesar la señal de vídeo para que la proyección coincida en posición y a tamaño real, logrando el efecto óptico de que la parte trasera del vehículo es transparente.

Es el mismo concepto utilizado en la capa de invisibilidad.

Vía The Verge.

Compartir en Facebook  Tuitear