Logo Lainformacion.com
< Atlantis/STS-129: Día 8
Fotografías del Concurso Internacional de National Geographic >

El Parlamento Europeo aprueba el Paquete de Telecomunicaciones (y no la desconexión de los usuarios)

Tal y como estaba previsto, esta mañana el Parlamento Europeo aprobó por 510 votos a favor, 40 en contra y 24 abstenciones el controvertido Paquete de Telecomunicaciones, con lo que ahora los países miembros tienen hasta mediados de 2011 para adaptar sus respectivas legislaciones nacionales a esta normativa.

En lo que se refiere al acceso a Internet se ha escrito muchísimo acerca de si permite o no los cortes del acceso a Internet de los ciudadanos sin que medie una decisión judicial previa y acerca de si protege o no la neutralidad de la Red.

En lo que se refiere al primer punto, a pesar de la gran cantidad de titulares que afirman que sí permite estas desconexiones, mi opinión, apoyada en la de abogados como Javier de la Cueva, es que no permite tal cosa, ya que menciona una audiencia previa a cualquier desconexión y específicamente la presunción de inocencia del ciudadano.

Como comentaba irónicamente Javier, refiriéndose a que hay distintas jerarquías en lo que a normas y leyes se refiere,

Como el reglamento de circulación no sanciona conducir ebrio, se puede conducir borracho. Ah, no, que eso va en el Código Penal.

Además, la comisaria europea de la Sociedad de la Información, Viviane Reding, le recordaba específicamente al gobierno español ayer en el II Encuentro Internacional de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones que La UE no admitirá cortes de Internet sin procedimientos judiciales.

También Christian Engsrtöm, eurodiputado del Partido Pirata, y persona poco sospechosa de compartir agenda política con la industria audiovisual, habla de la votación en The Telecoms Package is ammunition to stop Hadopi y dice que con la norma recién aprobada en la mano leyes como la francesa Hadopi, que ya tuvo que ser modificada para incluir específicamente la participación de un juez en el proceso tras ser declarada inconstitucional por no hacerlo, no son aceptables.

Eso pone en tela de juicio también la validez del proyecto de ley de la Economía Digital que acaba de presentar el gobierno de Gordon Brown en el Reino Unido, que contempla dar poderes extraordinarios a la hora instaurar castigos y procedimientos para luchar contra el intercambio de archivos al ministro de economía, proyecto de ley que está generando numerosas protestas, como se puede leer en Protests grow over digital bill.

Lo mismo sucede con el acuerdo privado alcanzado hace unos meses entre IRMA, que es el equivalente irlandés de la SGAE, y Eircomm, el proveedor de acceso más grande del país, que contempla precisamente el instaurar una política de tres avisos y desconexión de sus usuarios a cambio de evitar acciones legales de IRMA contra la operadora, como se comenta en European Commission: No 3 Strikes Without Judicial Oversight.

Es indudable que el texto podría haber sido mejor y más contundente -y de hecho lo fue en alguna de sus versiones- pero para Engström es un punto de partida para seguir luchando por las libertades en Internet, y ya propone la creación de una Declaración de Derechos de Internet, a la que invita al resto de los partidos a unirse, al tiempo que anima a los ciudadanos de la Unión a asegurarse de que sus respectivos gobiernos siguen las directivas incluidas en el Paquete de Telecomunicaciones.

Donde este deja mucho más que desear, al menos en mi opinión, es en el asunto de la protección de la neutralidad de la Red, en el que debería asegurar que no se restrinja ningún tipo de contenido, sitios y/o plataformas en virtud de acuerdos comerciales entre operadoras de telecomunicaciones y otras empresas o de los intereses propios de las operadoras.

El Paquete de Telecomunicaciones se limita a indicar que estas tendrán que informar a sus clientes de cualquier tipo de restricción que esté en vigor en sus accesos, aunque sin tener que ofrecerles forma alguna de saltársela.

La idea es que el propio mercado regulará este tipo de cosas y que si un cliente no está satisfecho con el servicio que le ofrece una operadora siempre podrá irse con otra, aunque esto puede ser complicado -sino imposible para aquellos que vivan en lugares en los que ha poca oferta- y deja la puerta abierta a que posibles acuerdos «extraoficiales» entre operadoras compliquen las cosas a los usuarios, y en mi opinión va a ser lo que en los próximos años nos cree más quebraderos de cabeza a los usuarios, muchos más que el asunto de las hipotéticas desconexiones por intercambiar archivos sujetos a derechos de propiedad intelectual.

Además, los nuevos sistemas que se están adoptando en las redes P2P como el DHT van a hacer prácticamente imposible el seguimiento de lo que hagamos en ellas.

Actualizado con algunos enlaces que hablan del tema, muchos de ellos con titulares muy suavizados respecto a sus primeras versiones: