Logo Lainformacion.com
< Lo más asombroso del universo para Neil DeGrasse Tyson
iNyan >

Primera semana de la ley Sinde-Wert

Este artículo se publicó originalmente en La Voz de Galicia, donde colaboramos semanalmente. Esta es la versión sin límites de espacio, con enlaces, y convenientemente actualizada.

El Tribunal Supremo no se ha pronunciado todavía sobre las dos solicitudes de suspensión cautelar del reglamento de la ley Sinde-Wert, con lo que esta ha entró en vigor el pasado día 1.

Pero curiosamente, los primeros en presentar denuncias amparándose en ella fueron los titulares de más de 200 sitios que participan en la iniciativa Wert de Enlaces, que han decidido autoinculparse para intentar demostrar la ineficacia del sistema, sobrecargándolo nada más empezar a funcionar.

Esas autoinculpaciones fueron presentadas el mismo día 1, cuando entraba en vigor el reglamento, mientras que las primeras denuncias desde el sector de la industria de contenidos han tardado unos días más.

En el momento de escribir esta columna son 25 los sitios que han sido denunciados, entre ellos Seriespepito.com, elitetorrent.net, pordescargadirecta.com, foroxd y gratisjuegos.

Curiosamente, ninguna de las denuncias ha sido presentada por la SGAE, que tras batallar durante años por la aprobación de esta ley ha optado por dejar que sean otras entidades como Egeda o Promusicae las que hagan esto, sin duda para intentar que su imagen pública, muy deteriorada, no vaya a peor.

Claro que han tenido mucho cuidado de dejar fuera de ese primer grupo de webs denunciadas SeriesYonkis, uno de los principales, si no el principal, objetivo de la industria, pues el sitio está ya involucrado en un proceso judicial.

Y es que la verdad es que resultaría la mar de curioso que la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual pudiera ordenar el cierre de este sitio y que más tarde un juez absolviera a los responsables, una posibilidad nada desdeñable.

Precisamente ahí radica el problema fundamental de la ley Sinde-Wert, que es una chapuza jurídica tan lamentable –reconocido esto incluso por responsables de algunas entidades de gestión– que deja a los jueces fuera del proceso.

Es obvio, como he dicho muchas veces, que el tema de los derechos de autor e Internet necesita una solución, pero una solución pensada y no improvisada.

Actualización: cuenta David Bravo que en este primer grupo de denuncias está incluido un webmaster que en su momento ya ganó en vía penal y civil frente a demandas de la SGAE.

Citando la Síntesis de la Ley Sinde de David una vez más:

La industria del copyright movió un dedo y se enviaron cartas advirtiendo de acciones legales. Cuando las cartas se ignoraron, la industria movió un dedo y se interpusieron las acciones judiciales. Cuando los jueces resolvieron en favor de denunciados y demandados, la industria movió un dedo y se recurrieron las resoluciones. Cuando volvieron a perder en los juzgados, la industria movió un dedo y desaparecieron los jueces.
Por cierto que Google también ha sido denunciado bajo la ley Sinde-Wert.