Por Nacho Palou — 28 de Mayo de 2013

Aplicar la realidad aumentada al mantenimiento de los coches, como hacen estas gafas de BMW de hace ya unos años, fue uno de los primeros ejemplos prácticos de realidad aumentada.

Otro ejemplo similar pero más asequible sería esta aplicación de demostración desarrollado por Inglobe para Ford que indica al usuario qué es cada parte del motor de su coche y cómo debe proceder para su mantenimiento regular, como rellenar el agua de los limpiaparabrisas o comprobar y ajustar el nivel de aceite.

Vía NotCot.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear