Por @Wicho — 4 de Noviembre de 2013

Rescatadores
Rescatadores junto a los restos del DC-10 tras el atentado - AFP/Getty Images

El 19 de septiembre de 1989 el vuelo 772 de UTA fue derribado por una bomba situada en su bodega de carga, pereciendo sus 170 ocupantes.

En 2007, y usando prácticamente todo el dinero que les fue otorgado como compensación, los familiares de las víctimas del atentado, con la ayuda de los habitantes de Bilma y Ténéré, las poblaciones más cercanas, construyeron un monumento en el lugar en el que cayó el avión.

Se trata de un círculo de piedras negras de unos 70 metros de diámetro que simboliza una brújula y en cuyo interior hay inscrita la silueta a tamaño real de un DC-10 en el rumbo que seguía este hacia su destino.

El memorial visto desde el suelo
El monumento visto desde el suelo - Les Familles de l'Attentat du DC10 d'UTA / Guillaume Denoix de Saint Marc y Jérôme Carret

Rodean el círculo 170 espejos rotos, uno por cada una de las víctimas, cuyos nombres se pueden leer en unas placas fijadas en lo que muchas fuentes identifican como el extremo del ala derecha del avión, que también forma parte del monumento, y que tuvo que ser transportada 18 kilómetros desde el lugar en el que cayó, aunque personalmente me da la impresión de que puede tratarse del estabilizador horizontal derecho.

La mayoría de las piedras hubo que traerlas también en camión desde unos 70 kilómetros de distancia.

El monumento se puede ver perfectamente en las imágenes por satélite de Google Maps en las coordenadas 16,8648 norte, 11,953803 este:

El memorial en Google Maps
El memorial en Google Maps

En Galerie photos hay un montón de fotos y un enlace al tráiler del documental sobre la construcción de este.

(Recuperó la historia hace poco Viral Nova, yo lo vi compartido por medio Facebook o así).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear