Por Nacho Palou — 29 de Septiembre de 2015

En MIT Technology Review, Moon-Landing Equivalent for Robots: Assembling an Ikea Chair,

Lo humanos temen que los robots se hagan los dueños del mundo. La verdad es, sin embargo, mucho menos interesante. No cabe duda de que los robots han revolucionado ciertas tareas, como por ejemplo la fabricación de automóviles.

Pero hay otras muchas tareas del MundoReal™ en las que un robot no puede competir con un humano. Para los robots es imposible trabajar en ambientes desordenados o sucios a lo que un humano puede hacer frente con facilidad. Los robots también tienen dificultadas para localizar y recoger objetos pequeños y carecen de un control preciso para ensamblar componentes.

Todos esos problemas se ejemplifican en una tarea: montar una silla de Ikea. Esta actividad que muchos seres humanos han realizado con distintos grados de éxito sigue siendo un reto para los robots. Simplemente todavía no la pueden completar. Todavía.

Y eso que, tal y como se puede ver en el vídeo, la disposición de los componentes es propia de un país multicolor -- no es como quedan tiradas por el suelo las partes de una silla cuando las desembalas mientras unos salvajes corretean a tu alrededor ansiosos por jugar con la caja vacía.

Todo el vídeo corresponde a un único paso en el ensamblaje de una silla de Ikea: meter la espiga en el agujero -- pero hey, que todos hemos pasado por esa primera vez.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear