Logo Lainformacion.com
< Kárpov vs. Kaspárov
¡Rayos! >

La máquina soviética del juicio final

No se si acabar de creérmelo del todo, peo es inquietante, cuando menos, el artículo de Wired Inside the Apocalyptic Soviet Doomsday Machine en el que se habla de un dispositivo desarrollado y puesto en funcionamiento por la Unión Soviética con el objetivo de asegurarse de que si el país caía víctima de un ataque nuclear -básicamente por parte de los Estados Unidos- aún habría algo capaz de vengarse en caso de que no quedara ningún humano con vida para apretar el botón de lanzamiento.

La idea era que si un alto mando lo activaba durante una crisis y si detectaba que había habido explosiones nucleares en la Unión Soviética y si se cortaban las comunicaciones con el mando central entonces se pasaba el mando del lanzamiento a quien quiera que estuviera al mando del sistema en ese momento, saltándose todas las capas de control que normalmente deberían intervenir en una decisión de lanzamiento.

Si esta persona decidiera lanzar finalmente el ataque y «pulsara el botón», este pasaría a ser controlado a partir de ese momento mediante unos misiles especiales que a su vez enviarían códigos de control y lanzamiento a aquellas armas que hubieran sobrevivido el ataque, con lo que a partir de ahí el proceso sería irreversible.

Teléfono rojo…
Un dispositivo similar a este juega un papel importantísimo en el guión de la genial película ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú

La existencia de este sistema, cuyo nombre oficial era Perímetro pero que muchos conocían como Mano de Muerto, podía servir para disuadir a cualquiera de lanzar un ataque, ya que aseguraría que aunque un primer ataque destruyera los centros de control aún se produciría un contraataque devastador, pero al parecer nunca se le comunicó a las otras potencias nucleares su existencia.

Otra versión asegura que en realidad funcionaba como mecanismo de control que daba más margen de maniobra ante una posible crisis, pues aún en el peor de los casos los más dispuestos a lanzar un ataque preventivo podrían ver sus ansias aplacadas en cierta medida al tener la seguridad de que aunque los atacaran primero Perímetro los vengaría.

Tampoco está claro del todo si sigue instalado y en funcionamiento, aunque parece que sí, ni si nunca llegó a estar activado en modo automático.

(Vía Slashdot).