Por @Alvy — 26 de Diciembre de 2014

Sin música de fondo, con cara de gran concentración y con la ayuda de algunos brazos robóticos los empleados de esta planta colocan minuciosamente las piezas de los motores que luego se instalarán en los míticos Porsche 911.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear