Por @Wicho — 4 de Mayo de 2006

Acaba de conocerse el fallo del primer premio Príncipe de Asturias que se hace público este año, la verdad es que me deja un tanto sorprendido: Bill y Melinda Gates ganan el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.

Según dice el acta del jurado, se les concede este premio por su contribución

a la salud global de la humanidad, dedicando considerables recursos personales de sus fundadores, especialmente en el continente africano, y aportando fondos indispensables con el objetivo de erradicar enfermedades como la malaria, el sida y otras que causan aún la muerte de millones de personas al año.
Lo cual está muy bien, pero no puedo evitar que me salga la vena cínica y preguntarme cuánto de su fortuna representan esos «considerables recursos personales», por no entrar en el tema de lo que puedan desgravar esas donaciones… O de que Microsoft está peleada con la Unión Europea por sus prácticas monopolísticas.

(Vía RNC.)

Compartir en Facebook  Tuitear