Logo Lainformacion.com
< Notas de texto e interactivas en vídeos de YouTube
Discovery/STS 124: Día 4 >

Paranoia en el aire 11: ¡Que vienen los transformers!

Hace unos días Brad Jayakody, según cuenta él mismo en No t-shirt, no flight, volaba a Dusseldorf desde Londres con British Airways cuando al ir a embarcar uno de los vigilantes le dijo que no podía dejarle pasar porque llevaba puesta una camiseta en la que se veía a Megatron (en realidad es Optimus Prime) con un arma en la mano.

Sí, estamos hablando de una camiseta con un personaje de una película dibujado en ella.

Tras superar su asombro inicial Brad se cambió de camiseta y guardó la peligrosa camiseta con el transformer en su bolsa, aunque no sin que antes le advirtieran de que si se ponía de nuevo la camiseta en cuestión sería arrestado.

Peligrosa camiseta transformer por Brad Jayakody
La peligrosísima camiseta transformer de Brad

El problema es que si bien el caso de Brad es anecdótico y no le supuso ninguna molestia real, a David Raya, enfermo de fibrosis quística y diabético estas normas y su irregular y arbitraria aplicación le suponen un peligro real, un peligro que puede poner en riesgo su vida, tal y como cuenta en El discurso, una anotación sobre el discurso que dio ante el Parlamento Europeo explicando su problema.

Y si esto no es una razón para acabar con esa normativa de seguridad secreta que afecta a los pasajeros que vuelan en Europa, que venga Dios y lo vea.

En cualquier caso, parece que tras escuchar a David al menos La UE avanza que publicará las restricciones al equipaje de mano tras recibir a un catalán afectado, aunque no da fechas.

Siguiendo con el tema de la seguridad a bordo de los aviones estos días también se confirmaba que la Unión europea está haciendo pruebas del proyecto SAFEE, Seguridad de los Aviones en el Entorno Europeo Futuro, sea eso lo que sea.

Se trata de, un sistema de televisión de circuito cerrado para ser instalado en los aviones que mediante una cámara en el respaldo de cada asiento y otras varias repartidas por el avión vigilaría los movimientos de los pasajeros y sus expresiones en busca de terroristas u otros peligros que pudieran provenir de parte de los pasajeros.

Lo cuenta New Scientist Tech en In-flight surveillance could foil terrorists in the sky y, claro, mientras que los desarrolladores del sistema hablan maravillas de él, otros que han hecho pruebas con sistemas similares dudan de que pueda cumplir sus objetivos y comentan que como mucho logran reconocer a una persona cuando desaparece del campo que cubre una cámara y aparece en el que cubre otra en aproximadamente el 70% de las ocasiones, y eso en condiciones óptimas que no se dan en la cabina de un avión.

Por otro lado, como dice Bruce Schneier en More on Airplane Seat Cameras, nadie sabe de verdad qué características faciales identifican a los terroristas. ¿Cómo van a probar un sistema así sin terroristas de verdad? ¿Qué pasaría al saltar la alarma? ¿De qué serviría un preaviso de diez segundos?

Además, si los terroristas llegan a embarcar, es que algo ha fallado mucho antes en todos los controles de seguridad esos tan buenos que hay en los aeropuertos.

(Vía Boing Boing 1 y 2.)